Lula y Bolsonaro

ELECCIONES EN BRASIL Las encuestadores en el centro de la tormenta por sus erróneas previsiones

Elecciones en Brasil: las encuestas quedaron otra vez en el centro de la polémica. Todos los sondeos vaticinaban un contundente triunfo de Lula e incluso algunos se animaron a augurar un triunfo en primera vuelta. Sin embargo, la realidad fue distinta.

El presidente de Brasil y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, conduce una motocicleta mientras lidera una caravana en Joinville, Brasil 1 de octubre de 2022. REUTERS/Rodolfo BuhrerEl presidente de Brasil y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro, conduce una motocicleta mientras lidera una caravana en Joinville, Brasil 1 de octubre de 2022. REUTERS/Rodolfo Buhrer

El presidente de BrasilJair Bolsonaro, hace semanas que dice que no confía en las encuestas e impuso el “datapovo”, un juego de palabra que combina el nombre de una famosa encuestadora y povo, de pueblo.

Bolsonaro confiaba en que su performance sería mucho mejor de lo que las consultoras vaticinaban y tenían razón. En la primera vuelta de Brasil las encuestas fallaron.

En la noche del sábado, al filo de la veda que comenzó a las 22 de ayer, los últimos sondeos vaticinaban que Luiz Inácio Lula da Silva estaba muy cerca de ganar en primera vuelta, con entre 50 % y 51% del favoritismo.

Según el sondeo del Instituto Ipec, el expresidente (2003-2010) contaba con el 51% de los votos válidos y el actual mandatario apenas un 37%. La encuesta de la firma Datafolha, por su parte, le atribuía al dirigente socialista el 50 % de los votos válido y al líder ultraderechista el 36 %.

Ambas marcaban una diferencia del 14 puntos… Finalmente fue solo de 4 puntos.

lula votó temprano en San Pablo (AFP)lula votó temprano en San Pablo (AFP)

Pero no solo los últimos estudios fallaron, todos los anteriores también.

Ipec habían vaticinado el 26 de septiembre que Lula se impondría por una diferencia más amplia aún,ccon un 18%.

Casi en al misma fecha, el 27 de septiembre pasado, Quaest/Genial auguraba una diferencia de 15 puntos, con Lula ganando en primera vuuelta con un 51% de los respaldos y un Bolsonaro muy lejos, con el 36% d elos sufragios.

Ipespe, el 23 de septiembre también vaticinaba triundo del petista en primera vuelta y una diferencia de 11 puntos.

FSB el 25 de septiembre pasado auguraba ballotage pero la firencia era de 11 puntos y Poder Data auguraba lo mismo pero con una distancia de 10%.

Atlas, el 14 de septiembre ajustaba la distancia al 7% -con lula con un 49% frente al 42 de Bolsonaro- y planteaba el escenario más cercano al que resulto: una segunda vuelta el 30 de septiembre.

Todos menospreciaron el respaldo a Bolsonaro que sacó más de 7 puntos más de lo que vaticinaban los sondeos.

De hecho, el fracaso de los sondeos pone en duda todas sus previsiones para la segunda vuelta del 30 de octubre. Tanto Datafolha como Ipec auguraban una contundente victoria de Lula en el ballotage pero ahora el escenario de cara al ballotage es profundamente incierto.

Enemigo declarado de los grandes medios de comunicación, el Bolsonaro hace ya 15 días que decidió no dar más entrevistas y sus apariciones en los medios tradicionales de comunicación se limitaron a los debates oficiales.

Desde entonces, el mandatario decidió que le hablaría directamente a los brasileños e instaló una transmisión en vivo por redes sociales. La cita fue diaria desde hace 15 días y allí, Bolsonaro logró récords de audiencia, envidiables incluso para las poderosas cadenas brasileñas.

Lula y Bolsonaro competirán por la presidencia en la segunda vuelta. Con las encuestas tan poco confiables, crece la incertidumbre.

Estrecho margen

Con más del 98% de los votos escrutados, Lula aventaja a Bolsonaro por poco más de 4 puntos.

Simone Tebet, en el tercer puesto, araña el 4% y por su parte, Ciro Gomes, en el cuarto puesto, obtiene 3.

El resto de candidatos no ha logrado el 1 por ciento de las papeletas.

About Post Author