Canguros a Qatar: Triste Feriado para Perú

Perú dejó ir su pase a Qatar 2022.

La selección de Ricardo Gareca cayó en penaltis 5-4 ante Australia en el partido de repechaje disputado en Doha.

El arquero Mathew Ryan fue el héroe australiano al atajar en la muerte súbita el cobro de Alex Valera, por lo que rojiblanca queda fuera de la Copa del Mundo de noviembre próximo.

Pedro Gallese había atajado el primer cobro australiano y puso en ventaja a Perú, pero la falla de Luis Advíncula emparejó los cartones. La falla al final de Valera dejó fuera a la rojiblanca.

El partido tuvo algunas ocasiones de peligro en ambos lados, pero a los dos equipos les faltó contundencia para resolverlo en el tiempo regular, que terminó con empate sin goles.

Tanto así que el partido solo tuvo dos remates al arco por Australia y uno de Perú en el tiempo regular y los dos extra.

El 10 peruano Christian Cueva fue el que más intentó generar desbordes desde el costado derecho, pero no pudo hacer conexiones claras con Gianluca Lapadula,Christofer Gonzáles ni más tarde con Edison Flores.

Más de 18.000 hinchasse vistieron con la rojiblanca en el estadio Al Rayyan de Doha. “¡Vamos, vamos peruanos, que esta noche tenemos que ganar!”, gritaban a una voz intentando empujar al equipo.

Por los australianos, el delantero estrella, Mitchell Duke, no tuvo ninguna opción clara. Su compañero Aziz Behich condujo un contragolpe cerca del final de los 90 minutos, pero su remate se fue por un lado.

Perú sufrió para mantener su meta intacta al final del tiempo regular.

En el primer tiempo extra, el campo se inclinaba hacia la ofensiva peruana. Flores sacó un remate peligroso al 99′ -el único directo al arco de Perú en el partido- que contuvo Mathew Ryan correctamente.

Iniciado el complemento, Perú llegó dos veces con peligro: uno en un remate de Cueva que se fue apenas por un costado, y otro un cabezazo de Flores que puso la pelota en el poste.

Después no hubo mucho más y el partido se fue a los penaltis.

En Lima y otras ciudades de Perú, este lunes fue un día de fiesta nacional, como lo decretó el presidente Pedro Castillo, y miles de personas se reunieron en las plazas para ver el partido.

A través de pantallas gigantes, sintieron la tensión de cada minuto.

Perú clasificó a la Copa del Mundo de Rusia 2018 luego de 36 años de ausencias y esperaba clasificar a Qatar 2022.

Día festivo sin fiesta

Lima fue durante casi tres horas una ciudad fantasma. El habitualmente caótico tráfico limeño había desaparecido y las calles estaban tan vacías que pareciera que había vuelto la cuarentena.

Pero esta vez el encierro de la gente fue voluntario. Estaban todos en casa viendo cómo su equipo nacional de fútbol se jugaba la clasificación al Mundial contra Australia.

El gobierno de Pedro Castillo había decretado día festivo nacional y en diferentes lugares del país se habían colocado pantallas gigantes para seguir un encuentro que lo paralizó y al que los peruanos llegaron como favoritos.

Pero durante el partido los gritos de desesperación que salían de algunas ventanas ante cada ocasión desperdiciada por los atacantes de la blanquirroja daban pistas de que algo no iba bien.

Al final, tras la derrota en los penaltis, la ciudad fue poco a poco recuperando algo de su pulso habitual. Pero al tono melancólico que le confiere la espesa nube que casi siempre la cubre, se sumaba este lunes el pesar de los aficionados que cabizbajos regresaban con desgana a sus quehaceres habituales.

No hubo milagro esta vez de Ricardo Gareca y sus chicos. Solo desilusión.

Fuente: BBC Mundo