Alertan sobre el accionar de cazadores furtivos en las afueras de Campo Grande

Los cazadores furtivos causan daño fatal a nuestra biodiversidad. Por eso, ante cualquier actividad que desarrollen y sea detectada, hay que alertar a las autoridades, sin dudarlo.
El martes último, integrantes del Grupo de Operaciones en selva (GOS) de la Zona Sur detectaron la presencia de los depredadores en Campo Grande.
En un sector de Monte Seguin, al que los funcionarios del Ministerio de Ecología entraron por la ruta provincial 8, encontraron primero rastros de personas, cortes de machete y huellas de perros de unos días atrás.
Comenzaron a caminar y luego de una hora dieron con un campamento de cazadores. Allí había cartuchos de escopetas y también pelos de Pecarí Labiado y Agutí.
Los guardaparques también destruyeron un salero con sobrado o espera que habían montado en el lugar los furtivos.
Para llevar adelante sus accionar letal y criminal contra la fauna, utilizan perros. La patrulla detectó el punto donde soltaron a los canes para perseguir a los animales silvestres. Había varios senderos.
El grupo recorrió un total de 14 kilómetros. Luego marcó puntos con GPS de lugares de referencia.