Se realizó una inspección con perros de la Policía Federal en la casa de Elba “Icha” Aguirre

La búsqueda de Elba “Icha” Aguirre, la anciana de 79 años desaparecida hace dos meses y por cuya ausencia está detenido su hijo como principal sospechoso, continúa y esta mañana se realizó una tercera inspección en la casa donde ambos residen en Eldorado, esta vez con perros entrenados de la Policía Federal Argentina (PFA) y el resultado volvió a ser negativo, por lo cual los investigadores deberán seguir ideando estrategias para develar el misterio.

El procedimiento se realizó esta mañana, en la vivienda de calle Colón, en el kilómetro 9 de la Capital del Trabajo, donde Icha residía junto a su hijo, Carlos Julio Ziegler, de 56 años, hasta que ella desapareció y él acabó detenido, sin antes realizar un misterioso viaje que alimentó las sospechas en su contra.

Es la tercera vez que uniformados de diversas fuerzas trabajan en el lugar. La primera fue pocos días después de la denuncia por la desaparición de Icha y la segunda fue el 14 de enero, pero en ambas ocasiones hubo resultados negativos.

En los procedimientos incluso hubo excavaciones, en virtud de la posibilidad de que la mujer pueda haber sido asesinada y oculta, pero tampoco dieron con elementos de relevancia.

Tras estos dos operativos, la familia insistió y el magistrado Roberto Saldaña, titular del Juzgado de Instrucción Uno de Eldorado, ideó una nueva estrategia para intentar encontrar rastros que permitan orientar la investigación hasta develar qué sucedió realmente con la anciana.

En ese contexto, ordenó que la vivienda sea requisada por tercera ocasión, esta vez con canes entrenados para la búsqueda de cuerpos sin vida.

Sin embargo, Saldaña se topó con dos inconvenientes. El can de la Policía de Misiones falleció recientemente y los perros de las fuerzas federales con asiento en la provincia están abocados exclusivamente al rastreo de estupefacientes.

Ante ello, según indicaron fuentes consultadas por un medio provincial, el magistrado realizó un requerimiento a las autoridades de la PFA, que no sólo dieron el “ok” para el operativo, sino que en total enviaron cuatro canes especialmente entrenados para la búsqueda de cadáveres desde Buenos Aires, cada uno con sus respectivos guías.

Con esa tropa de canes, la PFA volvió al inmueble de calle Colón esta mañana y la expectativa era alta, pero nuevamente hubo resultados negativos.

Ahora, los investigadores deberán continuar ideando medidas de prueba para obtener pistas que permitan esclarecer el hecho.

“Seguiremos ahora en la búsqueda de otros lugares que podrían ser sospechosos y seguiremos indagando en las distintas versiones que tenemos”, señaló un pesquisa consultado.

Mientras todo eso sucede, Ziegler continúa detenido y así permanecerá, al menos hasta que la Cámara resuelva su pedido de excarcelación.

Para la Justicia hay indicios de que el hombre pudo haber tenido algún grado de participación en la desaparición de su madre y su liberación podría significar riesgos de entorpecimiento para la investigación.

“Es raro que el hombre no pueda aportar ningún dato relevancia para ubicar a su mamá. Él estaba al cuidado de esa mujer, vivía con ella. Sus explicaciones no pudieron ser corroboradas de ninguna forma”, señaló un pesquisa consultado.

La desaparición

Icha Aguirre, que estaba al cuidado de su hijo, fue vista por última vez el 23 de noviembre.

Cuando el resto de sus familiares notaron su ausencia prolongada, Ziegler aseguró que “gente desconocida” llegó a su casa y llevó a su madre hasta Corrientes, versión que nunca pudo ser corroborada.

La denuncia formal del caso se radicó el 30 de noviembre, instancia en la que se dispusieron las primeras medidas e incluso se ordenó la detención de Ziegler, que sospechosamente viajó a Buenos Aires.

Recién un mes después el hombre regresó a Eldorado, instancia en la cual fue detenido y ante la Justicia hasta el momento no aportó ningún elemento de relevancia para la investigación.

 

Fuente: La Voz de Misiones