Juzgado ordenó quema de toneladas de marihuana y lo suspendieron por llenar de humo a un pueblo

Un operativo de quema de marihuana inundó de humo un pueblo y tuvo que ser suspendida. Gendarmería y Prefectura estaban destruyendo siete toneladas de droga en el horno de un aserradero. Los vecinos llamaron al intendente.

Un operativo de quema de marihuana inundó de humo un pueblo y tuvo que ser suspendidaQuema de droga en Colonia Libertad, Corrientes.

El operativo comenzó el lunes a media mañana. El pueblo se vio inundado de camionetas y camiones de Gendarmería y Prefectura Naval.

El despliegue sorprendió a los poco más de 2.000 habitantes de Colonia Libertad. En un primer momento las fuerzas transportaron hasta el aserradero unos 7.000 kilos de marihuana e iniciaron la quema en el horno, que funciona en medio del pueblo.

Las ráfagas de viento sur hizo que el humo no se elevara y rápidamente ganara las casas con su particular olor. Los vecinos, temerosos de ver afectada su salud por la inhalación del humo proveniente de la marihuana incinerada, rápidamente llamaron al intendente Fracalosi para que el procedimiento se suspendiera.

El viceintendente Francisco Tribbia y el asesor legal del municipio llegaron hasta el lugar e iniciaron tratativas para que las mismas fuerzas solicitaran al juez federal de Paso de los Libres, Gustavo Fresneda, la cancelación del operativo por el peligro que representaba para la salud de la población.

El aserradero donde se hizo la quema está en el medio del pueblo.El aserradero donde se hizo la quema está en el medio del pueblo.

El intendente Fracalosi dijo que “ningún habitante del pueblo tuvo que recibir atención médica, pero esto alteró a todos. La principal queja era por el humo que invadía todas las casas. Nosotros desconocemos las consecuencias que puede traer el humo sobre la salud y por eso pedimos que se suspenda (la quema) y se contemple la posibilidad de hacerlo en otro lado”, agregó.

Las gestiones del municipio tuvieron eco en la Justicia Federal, que utilizó otro argumento para dar marcha atrás con el operativo. “Desde el Juzgado nos mandaron un oficio en el que nos dicen que el resto de la destrucción se realizará en otro lado porque es muy escasa la capacidad del horno del aserradero”, contó el alcalde.

Sin embargo, los habitantes de Colonia Libertad todavía deberán soportar el humo este miércoles hasta el mediodía, cuando se realice la destrucción de un último remanente de los 7.000 kilos que se habían llevado al lugar.

En Misiones y Corrientes es habitual que la Justicia Federal destruya grandes cantidades de marihuana y en menor medida de cocaína. Casi siempre los procedimientos se realizan en los hornos incineradores de gran capacidad que tienen los aserraderos. Esta vez el lugar elegido no fue el adecuado y lo sufrieron los habitantes de Colonia Libertad.

Fuente. Clarin