Costilla y chorizo, el asado clásico

SALARIOS DEPRIMIDOS: El sueldo promedio alcanza para comprar un 44% menos asado que en 2019

En los últimos ocho años, el poder de compra de los porteños y gran parte de la Argentina cayó hasta un 55%

Un informe del economista Ricardo Delgado analizó el poder de compra de un porteño de 40 años según el ingreso mensual promedio que tenía durante las elecciones PASO del 2013, y las próximas a celebrarse el 12 de septiembre.

REUTERS/Agustin MarcarianREUTERS/Agustin Marcarian

Los porteños vieron caer entre 9% y 55% su poder de compra de artículos de la canasta básica de alimentos desde 2013 por la caída de ingresos y la suba de precios, de acuerdo a un estudio de la consultora Analytica.

El informe realizado por el economista Ricardo Delgado analizó el poder de compra de un porteño de 40 años según el ingreso mensual promedio que tenía durante las elecciones Primarias, Abiertas, simultáneas y Obligatorias (PASO) del 2013, y las próximas a celebrarse el 12 de septiembre.

Según el estudio, un porteño compraba en el 2013 un total de 1.195 paquetes de fideos, mientras que en la actualidad solo puede adquirir 1.079, con una pérdida del 9,7% en el poder de compra.

Al analizar la compra de pan, un porteño podía adquirir en el 2013 casi 521 kilos, mientras que ahora solo llega a 372 kilos, con una pérdida del 28,6%.

La consultora releva que hace ocho años un porteño podía comprar con su sueldo 1.367 sachets de leche, mientras que hoy solamente puede acceder con su actual sueldo a 894 unidades, lo que implica una pérdida del 34,6 por ciento.

Con respecto al asado, indicó que con el salario podía adquirir ocho años atrás 220,1 kilos mientras que en la actualidad apenas puede comprar 104,4 kilos, un 50,29% menos.

Los porteños hoy pueden comprar la mitad de kilos de asado que hace ocho años atrás EFE/Cézaro De Luca/Archivo Los porteños hoy pueden comprar la mitad de kilos de asado que hace ocho años atrás EFE/Cézaro De Luca/Archivo

En el caso de la yerba, en el 2013 el habitante de CABA accedía a la compra de 394 paquetes mientras que ahora sólo llega a adquirir 174, con una pérdida del 55,8 por ciento.

Al analizar la compra de pan, un porteño podía adquirir en el 2013 casi 521 kilos, mientras que ahora solo llega a 372 kilos, con una pérdida del 28,6 por ciento

En el 2013 un porteño necesitaba el sueldo de 7,2 años para la compra de un departamento, mientras que ahora para lograrlo necesita 21 años.

Para pagar las boletas de gas, el porteño empleaba en el 2015 1,2% de su sueldo, mientras que ahora debe emplear un 4,7% de su remuneración mensual para pagar ese servicio.

Según el estudio, hace ocho años un porteño debía destinar el 45% de su sueldo a un alquiler, mientras ahora le consume el 81% de su salario promedio mensual.

En el 2013 un porteño necesitaba el sueldo de 7,2 años para la compra de un departamento, mientras que ahora para lograrlo necesita 21 años

El estudio realizó también una comparación del poder de compra que el porteño tenía en las PASO del 2019 y analiza que ahora debe emplear un 0,9% más de su ingreso para comprar la misma cantidad de fideos, 18,4% más para el pan, 13,6% más para la leche y 42,3% más para comprar la misma cantidad de yerba que hace dos años.

Cabe destacar que la última actualización de la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad Autonóma de Buenos Aires (CABA) sobre el ingreso necesario para que una familia tipo califique como “clase media-media”, $103.000 al mes y tener vivienda propia, debe haber impactado a muchos integrantes de la población que se autopercibe en esa condición.

Después de haberle quitado 13 ceros a la moneda en los últimos 52 años, la Argentina se encuentra otra vez en una situación en que su unidad monetaria equivale a poco más de medio centavo de dólar, su billete de mayor circulación (el de $100) vale poco más de 50 centavos y el de máxima denominación (el infante billete de $1.000, con menos de 4 años en la calle) permite comprar menos de 6 dólares al cambio libre. De resultas, un ingreso mensual de 6 dígitos ya no garantiza salir de la pobreza o pertenecer a la clase media.

De hecho, como recientemente precisó el “changómetro” de la Fundación para el Desarrollo Agropecuario de la Argentina, FADA), el billete de $1.000, que recién nacido bancaba un asado para 4 familias (ó 4 asados por hogar), ahora no alcanza para uno de una familia. Y mientras hace menos de 4 años llenaba un tanque de nafta, hoy adquiere solo 10 litros. INFOBAE

About Post Author