El estado indica que se necesitan $67.576 para no ser pobre y 28.414 para no ser indigente

Son datos publicados este jueves por el Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censo) y corresponden a una familia tipo que no paga alquiler. En julio, la canasta básica aumentó 1,6% y una familia necesitó $ 67.576 para no ser pobre y 28.414 para no ser indigente. La suba interanual es de 51,8%, mientras que la Canasta Básica Alimentaria, aumentó el 58,3%.

La Canasta Básica Total (CBT) registró un aumento de 1,6% en julio, por lo que una familia compuesta por dos adultos y dos menores necesitó $67.576 para no caer en la pobreza. Así surge del informe que publicó este jueves el Indec, que da cuenta del enorme deterioro económico y la inflación interanual sostenida que sufre el país.

De acuerdo a la estimación periódica del organismo, la CBT avanzó un 51,8% en julio con respecto al mismo mes de 2020. Cabe aclarar que la CBT no incluye el costo de los alquileres. Así pues, una familia tipo necesitó $67.576 para sus gastos de alimentos, vestimenta, servicios y esparcimiento, siempre y cuando sean propietarios de su vivienda. En caso de pagar alquiler, ese costo se suma a la CBT mensual.

Por otro lado, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentó un 2,1% con respecto a junio. Y subió un 58,3% con respecto al mismo mes del año anterior. En consecuencia, una familia de cuatro integrantes necesitó ingresos mensuales por $28.414 para no ser indigente. Es decir, para alcanzar a cubrir únicamente sus necesidades alimentarias mensuales.

Con estos incrementos, es posible que la tasa de la pobreza e indigencia avancen también. Ello debido a que los sueldos no alcanzan a subir en el mismo nivel que la inflación.

About Post Author