Oscar López: “La vacunación a menores con comorbilidades es una la oportunidad de que puedan salir del encierro”

Una semana después del inicio de la vacunación contra el coronavirus a menores de entre 12 y 17 años -con enfermedades preexistentes o certificado de discapacidad- el porcentaje de inmunizados en esta provincia apenas llega al 30% teniendo en cuenta la cantidad de vacunas Moderna (Estados Unidos) que se dispusieron para esa franja etaria.

Fuentes del Ministerio de Salud dieron cuenta que hasta el momento aplicaron apenas 7 mil dosis de las 25.200 destinadas a dicho grupo, casi la mitad el primer día y después el número de vacunados fue mermando.

Sobre dicho contratiempo el infectólogo pediátrico, Oscar López, puso en relieve la importancia de completar el plan de vacunación contra el Covid-19 a niños o adolescentes con comorbilidades que “han pasado más de un año encerrados, cumpliendo más el aislamiento que muchos de los niños sin comorbilidades, muchos de ellos incluso aún no están autorizados para asistir a la escuela porque el amontonamiento de gente aumenta el riesgo de enfermedades. En algunos jóvenes se ha visto que al padecer comorbilidades, los riesgos de contraer una enfermedad grave son mucho mayores”.

“Es exactamente lo mismo que con la gripe, los niños con sobrepeso, diabéticos, con problemas renales o neurológicos que no tienen buena fuerza muscular, los pacientes que están haciendo tratamientos contra el cáncer, son niños que están en riesgo de padecer una enfermedad viral como la gripe o el covid y que en ellos sea mucho más grave que en compañeros suyos de la misma edad”, agregó y sobre eso añadió que “estamos ante la posibilidad de ofrecer a nuestros hijos o pacientes con comorbilidades o discapacidades, una vez inmunizados, la oportunidad de que puedan salir del encierro al cual han sido llevados por una razón de cuidados”.

“Una vez vacunados estos niños van a poder volver a la escuela, a la plaza, a la actividad deportiva que tengan permitido hacer, porque al tener la inmunización los riesgos de padecer una enfermedad grave se reducen significativamente”, destacó.

Consultar ante la desinformación

El profesional opinó que “es importante que los papás hablen con los médicos, con los hijos, porque existe mucha información falsa que nos lleva a pensar que la vacuna es mala cuando en realidad la evidencia científica es clara con respecto a que la vacuna es segura y es efectiva”.

“Muchos papás están interesados en vacunar a sus niños, pero tal vez otros no por temores probablemente motivados por la desinformación. Por eso es clave mantener informado a los adultos sobre la seguridad y efectividad de las vacunas contra el coronavirus”, puntualizó.

Sobre esto aconsejó que “los padres deben buscar la palabra autorizada de sus médicos, de sus especialistas que le van a decir si corresponde o no que el chico esté en grupos de riesgos, pero además van a aclarar las dudas y temores”.

“El vacunarse es una actitud solidaria, no solo me estoy cuidando a mí mismo sino a mi entorno. Muchos de estos jóvenes visitarán abuelos, tíos o familiares con factores de riesgo y la posibilidad de que lleven el virus en su vía aérea y transmitan a estas personas es mucho mayor en aquellos que no están inmunizados”, aclaró.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Elterritorio.com

About Post Author