Posadas: Una pareja fue detenida por abuso y corrupción de menores

Una mujer y su actual pareja fueron detenidos ayer en el barrio Yacyretá de Posadas, denunciados por los delitos de “abuso agravado y corrupción de menores”. Las víctimas, hijas de la acusada, tienen 10 y 7 años pero serían las mismas niñas que padecieron similares aberraciones por parte de su padre biológico, quien hoy cumple condena por tales delitos contra la integridad sexual.

El padecimiento de las pequeñas llegó a la Justicia el lunes ante la fiscal de Instrucción 1, Amalia Benedicta Spinnato, donde una tía de las menores se presentó y denunció lo que escuchó de la propia confesión o reconocimiento de la progenitora de las niñas, quien le solicitó primero ayuda para cambiarse de culto evangélico porque el delito que habría cometido la “llevaría directo al infierno”, “no se lo perdonaría Dios”.

La ofensa que reconocía por supuestos religiosos, consistiría en sendas violaciones a los artículos 119 y 125 del Código Penal Argentino, en este caso agravados por su vínculo, son las hijas, pero que también alcanzarían a su actual pareja o padrastro de las menores.

Las detenciones se tramitaron rápidamente ante el juez de Instrucción 1, Marcelo Cardozo, y tal como se pudo observar, único medio presente y que reserva mayores detalles para evitar la revictimización de las niñas involucradas, se concretaron a las 17.30 de ayer cuando efectivos de la Comisaría de la Mujer y de la comisaría Sexta (Unidad Regional I) siguieron las órdenes del magistrado mencionado. El procedimiento fue cuidado y sin que se produzcan incidentes.

Fuentes consultadas por este Diario remarcaron que las menores serán revisadas por médicos especialistas durante las próximas horas y seguirán bajo resguardo de la tía de la detenida, quien denunció los delitos.

Según la presentación ante la Justicia, la madre de las niñas le solicitó a su familiar una reunión porque atravesaba un cuadro psicológico grave y necesitaba cambiar de iglesia por “temor a que no le perdonen”. Según la denunciante de 56 años, ella le relató que se reconocía como culpable de “incesto” y que las víctimas eran nada menos que sus hijas, las mismas menores que ya fueron abusadas por el padre, delitos por los cuales este hombre cumple condena por abuso sexual en una celda del Servicio Penitenciario Provincial.