Ingeniero Roberto Felix Pascutti

ELDORADO: Declaran Ciudadano Honorable al Ingeniero Roberto Félix Pascutti

En la Sesion Ordinaria de este jueves 8 de Julio, el Concejo Deliberante de la Ciudad declaro al “CIUDADANO HONORABLE” al Ingeniero Roberto Félix Pascutti, por su reconocida trayectoria, valioso aporte y destacada actividad como Docente, Investigador y Científico de la ciudad de Eldorado.

Su hija Valeria Pascutti comentaba por el hecho: “hoy homenajean a mi papa el Ing. Roberto Felix Pascutti en el Consejo Deliberante de la ciudad de Eldorado. Mucho de lo que hoy soy, se lo debo a él, el amor por mi tierra roja y la selva, la pasión y empeño que le pongo a todo lo que encaro y sobre todo me enseño que no hay imposibles. Hoy no estarán sus 4 chancletas, Silvana, Natalia, Vanina y yo, valeria. Pero se que mis dos hermanas desde Italia junto a mis sobrinos están tan emocionadas y orgullosas de él y expectantes de este día. Hoy junto con la familia los que podemos estar vamos a recordarlo”.

Los bombones de madera

“Yacaratia Delicatessen, confituras de madera comestible” es una Pyme familiar iniciada por el ahora homenajeadoingeniero Roberto Pascutti. La fábrica se encuentra en esta ciudad de Eldorado y Marisa Pascutti con sus hijas, son quienes continúan con el emprendimiento que tanta aceptación tiene en el público, primero por la novedad de “comer madera” y en segundo lugar por el buen sabor de los bombones, alfajores, mermeladas y barritas de madera que se utilizan en recetas gourmet o como postres (similares al mamón en almíbar).

Una antigua historia fue la que dio origen al proyecto y así lo explicó Marisa Pascutti, cuando contó que los indios guaraníes y los jesuitas llamaban al árbol de Yacaratiá: el árbol del pan. Y con este árbol hacían caramelos rudimentarios para sus niños.

El árbol Yacaratiá es el único que no tiene celulosa, por eso puede ser comestible. Tiene una madera especial, porque tiene 90% de humedad, una vez que se corta, si no se trata se pudre rápidamente. Así es que los indios cortaban la madera de este árbol y la ponían en la miel de la abeja rubia, luego la cocinaban y de ahí salían los caramelos.