Posadas: Se aprobó la destrucción de juguetes incautados porque contienen “elementos tóxicos que están en el plástico que pueden causar cáncer”

El juez federal de Oberá Alejandro Gallandat salió a explicar públicamente los motivos por los que ordenó incinerar en Puerto Rico, cerca de 11.690 juguetes incautados por la AFIP en el 2017.

En medio de la controversia generada por su decisión, y los pedidos de donación que habrían llegado desde algunos municipios a la AFIP – Aduana, Gallandat habló con MisionesCuatro y explicó que los juguetes presentaban una composición química peligrosa para la salud de los niños.

Provenían de una incautación de juguetes que ingresaron de contrabando a la provincia, de data del 2017, confió el juez. “La Aduana nos solicitó que a raíz del tiempo que llevaban esos juguetes en una comisaría de Corpus. No podían ser donados o puestos a la venta (en subasta pública) debido a que podían ser juguetes tóxicos. La única posibilidad era la destrucción”, puntualizó el magistrado.

“Hay una definición del Ministerio de Salud que prohíbe el ingreso de juguetes que pueden afectar a la salud. Según un estudio, estos juguetes pueden tener ftalatos, elementos tóxicos que están en el plástico que pueden causar cáncer”, reveló Gallandat.

Dado que “llegaron de manera clandestina”, “no cumplen con ninguna norma de calidad o sanidad. A veces son falsificaciones. No me parece un riesgo apropiado de correr. Hay que cuidar el bienestar y la salud de las personas”, sentenció Gallandat.

Consultado sobre si ingresó un pedido para que los juguetes secuestrados por la AFIP, sean donados para causas benéficas, Gallandat sostuvo: “En el juzgado no he recibido ningún pedido. Creo que hubo pedidos de municipios a la Aduana, que les contestó lo mismo, son elementos tóxicos no aptos para ser donados”, sentenció.

El peligro de los Ftalatos

Los ftalatos son una familia de compuestos químicos que se usan principalmente para producir cloruro de polivinilo (PVC), o vinilo, flexible y maleable. Los ftalatos son unos de los plastificantes más utilizados en el mundo y se clasifican según su peso molecular como “altos” o “bajos”.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS) de Estados Unidos determinó que es razonable predecir que los ftalatos son carcinogénicos en seres humanos.​ Y la Agencia de Protección Ambiental norteamericana, también llegó a la misma conclusión. Estas determinaciones fueron basadas totalmente en el hallazgo de cáncer del hígado en ratas y en ratones.

Los juguetes infantiles hechos con ftalatos contaminan el cuerpo humano de forma gradual, según el tiempo que el individuo esté expuesto a este material día tras día. Si una persona usa un juguete con contenido de ftalatos, no va a sentir en ese momento daño alguno. Pero va a administrarse microdosis de ftalatos que van a ir directamente a la sangre al ser absorbidos por las mucosas.

En cada uso de dicho juguete, se administrará una dosis que aumentará de forma periódica los niveles de ftalatos en la sangre. Esto significa que a mayor uso mayor contaminación.