Joven transforma terrenos abandonados en campos de flores para ayudar a las abejas

Chicago Eco House, es la fundación que promueve la intención de capacitar a los jóvenes de los barrios, con métodos de la vida sostenible para aliviar los efectos de la pobreza. Los programas gestionados por el joven Blackwell son una granja de flores y empresas sociales.

Quilen Blackwell en su función de presidente de la fundación, convierte lotes de terrenos baldíos en hermosas granjas de flores. Con el apoyo de la comunidad, busca integrar a los jóvenes que han sido afectados por la segregación social. Los mismos terrenos sirven para construir hogares para polinizadores, salvando de la calle a algunos jóvenes sin esperanza y ayudando a las abejas.

Chicago Eco House ha recibido los siguientes galardones: el Premio UL a la Educación en Innovación, el Premio Delta Institute BOOST y el Premio Keep Chicago Beautiful Community Vision.

Motivar a los jóvenes a tener un espíritu empresarial dentro de la educación ambiental, es uno de los propósitos de Chicago Eco House. En su labor docente, Quilen notó los desafíos de la pobreza y como esta situación puede afectar a los jóvenes.

En 2017 nace Chicago Eco House y hasta la fecha emplea a jóvenes en riesgo social entre 16 y 24 años.

Ubicada en el corazón del vecindario de Englewood, Chicago Eco House está encontrando maneras innovadoras de capacitar a los jóvenes, para que puedan seguir carreras relativas a la ciencia, tecnología, ingeniería y las matemáticas.

Los jóvenes aprenden oficios prácticos como la cocina saludable, la agricultura sostenible, el aprovechamiento de energías renovables y a mejorar su actitud ante la vida.

Este programa pretende servir de guía moral para estos jóvenes. Mientras cultivan el terreno, analizan las estrategias de mercado comunal que pueden explorar. Se les enseña a ganarse la vida y estar preparados para la misma.

Chicago Eco House está sentando las bases para capacitar a los jóvenes de forma práctica y efectiva.

Southside Blooms, es un proyecto de Chicago Eco House donde se hacen arreglos florales, con las flores logradas por los jóvenes de la calle. Está diseñado para generar empleos, que beneficien a la comunidad y a estos jóvenes de la calle. Los ingresos son para seguir convirtiendo terrenos en oportunidades ecológicas sostenibles.

“Las personas que viven aquí quieren que su comunidad sea mejor, como cualquier otra persona”, afirma Blackwell.

Un joven de 20 años llamado Kobe Richardson, tenía muchos problemas. Su conducta no era la mejor, pertenecía a un grupo delictivo. Buscando una segunda oportunidad, ingresó a Chicago Eco House y la encontró. Ahora trabaja cuatro días a la semana a tiempo parcial en este proyecto ecológico.“No voy a mentir, si no tuviera esto estaría en las calles”, dijo. “Estoy agradecido por este trabajo, esta oportunidad”

Chicago Eco House está cambiando el mundo un paso a la vez, un lote de terrero a la vez. Cada vida que logra transformar, es un empleo más en una sociedad sostenible. Cada planta sembrada o cada flor polinizada, es una esperanza en este planeta contaminado. Una nueva y mejorada realidad es lo que queremos todos, incluyendo al visionario Quilen Blackwell.

 

Fuente: Eltierrero

About Post Author