Escándalo en la Jefatura de Policía

Trascendió que Asuntos Internos por orden del gobierno provincial, está realizando sumarios administrativos al personal en actividad, por emitir opiniones en los medios y redes sociales. La persecución a personal policial deriva del apoyo explícito a las gestiones de la Mesa de Diálogo Policial y Penitenciaria y por autoconvocarse durante sus francos de servicio frente a la institución, cada vez que la mesa de enlace se sentó a negociar con las autoridades.

En los considerandos de las disposiciones de pase a situación de disponibilidad de los policías, establecen los mecanismos por los que se obtuvieron las prueba para castigar a los involucrados, dejando al descubierto que no se ajustaron a derecho y a prima facie, se estaría ante la comisión del delito de Espionaje, al omitir las normativas dispuesta en la ley de Inteligencia Criminal.

Es de público conocimiento que bajo ninguna circunstancia, las autoridades pueden cometer delito para reprender, esclarecer y detener a los autores de otros delitos. Menos aún, como autoridad de aplicación ante sus subordinados, valiéndose de la comisión delictiva para establecer y castigar las faltas administrativas de sus administrados.

Estos actos de abuso de autoridad, claramente están viciados de nulidad absoluta y deberán ser subsanados de forma inmediata.

Consta como ejemplo de dominio público, el famoso caso de las escuchas telefónicas, donde dos jueces misioneros perdieron sus cargos y los funcionarios policiales involucrados, fueron detenidos. Manifestarse públicamente de forma pacífica, es un derecho inalienable de todo ciudadano argentino.

La sospecha principal y convertida en denominador común entre las bases policiales, es que estás acciones podrían estar avaladas por funcionarios de 3ra y 4ta línea, por la forma impune en que se manejan.

 

 

Fuente medios provinciales

About Post Author