Por el impacto de la pandemia, el PBI de la Argentina se contrajo un 9,9% en 2020.

Según el Indec, el cuarto trimestre del año la economía tuvo una variación negativa interanual de 4,3%. Los sectores más afectados fueron Hoteles y Restaurantes y los servicios sociales y personales.

El Indec había reflejado en el EMAE que el 2020 terminó con un desplome de la actividad económica de 10%. EFE/Juan Ignacio Roncoroni El Indec había reflejado en el EMAE que el 2020 terminó con un desplome de la actividad económica de 10%. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Un indicador clave como la inversión tuvo un derrumbe de 13% durante 2020, mientras que el consumo privado se contrajo un 13,1%.

Otros rubros con fuertes retrocesos fueron Construcción (-22,6%), Pesca (-20,9%), Hogares privados con servicio doméstico (-18,6%), Explotación de minas y canteras (-10,5%) y Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (-6,9%).

Un indicador clave como la inversión tuvo un derrumbe de 13% durante 2020. El consumo privado se contrajo un 13,1%, mientras que el público lo hizo 4,7%. En el comercio exterior el efecto de la pandemia también fue marcado. Las exportaciones tuvieron una caída de 17,7%, mientras que las importaciones lo hicieron 18,1%.

La actividad de la construcción tuvo un desplome de 22% durante el 2020. REUTERS/Marcos BrindicciLa actividad de la construcción tuvo un desplome de 22% durante el 2020. REUTERS/Marcos Brindicci

El consumo volvió a representar la mayor parte del Producto Bruto argentino. “Medido a precios corrientes, el consumo privado fue el componente más importante de la demanda (representó 63,6% del PBI), seguido por las exportaciones (16,6% del PBI) y el consumo público (16,2% el PBI). Por su parte, la formación bruta de capital alcanzó el 13,8% del PBI”, indicó el informe oficial.

En la comparación con el resto de la región, la Argentina tuvo la segunda caída del PBI más pronunciada, solo superada por Perú, con baja de 11,1%, según la recopilación de información que hizo el CEP XXI. Por debajo del caso argentino quedaron Ecuador -8,7%, Honduras -8,5%, El Salvador -8,3%, México -8%, Colombia -6,9%, República Dominicana -6,7%, Chile -6%, Canadá -5,3%, Costa Rica -5,1%, Brasil -4,1%, Estados Unidos -3,7%, Guatemala -1,8% y Paraguay -0,5 por ciento.

Ya en un informe anterior (el Estimador Mensual de Actividad Económica, EMAE), el organismo estadístico había reflejado que el 2020 terminó con un desplome de la actividad económica de 10%. De esa manera, la economía concluyó el año de la pandemia con el retroceso más pronunciado desde la crisis de fines de 2001, cuando esa cifra orilló el 11%.

Tal como consignó Infobae, dicho de otro modo, por efecto de la crisis sanitaria, principalmente, la economía perdió en 2020 el equivalente a poco más de un mes de generación de riqueza, aunque con notable disparidad entre los sectores, principalmente si se trata de los denominados capital intensivo, que en general fueron menos afectados, y los caracterizados por ser mano de obra intensiva, en ambos casos, con algunas excepciones.

El PBI argentino cayó 9,9% en 2020 por el impacto de la pandemia. (Fuente: Indec)El PBI argentino cayó 9,9% en 2020 por el impacto de la pandemia. (Fuente: Indec)

Para recuperar el terreno perdido en todo 2020, al nivel de actividad que el Indec midió para diciembre último, se necesitaría multiplicarlo por poco más de 10 en la rama hotelera y de restaurantes; por 5,5 en la de servicios personales y por 3,3 en el de la construcción.

Más allá de la caída histórica del PBI durante 2020, la última foto que muestra la economía es de una tendencia de recuperación. Medido en comparación con el trimestre anterior, el tercero había tenido un avance de 13,1%, mientras que el último tuvo un rebote de 4,5%.

En la comparación con el resto de la región, la Argentina tuvo la segunda caída del PBI más pronunciada, solo superada por Perú, con baja de 11,1%.

Para este año, el Gobierno y el sector privado proyectan un rebote de la economía que no alcanzará a compensar el impacto de la pandemia. El ministro Martín Guzmán anticipó que, en lugar del 5,5% de recuperación que preveía el Presupuesto 2021, el Poder Ejecutivo trabaja ahora con la hipótesis de un repunte más cercano al 7 por ciento.

Por su parte, las consultoras y bancos que participan del Forecast Economics de LatinFocus mejoraron las perspectivas de crecimiento de la economía argentina para este año: en promedio, ya que esperan un rebote de 5,8%, unos 0,6 puntos porcentuales más que lo que proyectaban hace un mes.

Fuente. Infobae y Twitter.