Una comunidad Wichí ya tiene agua potable gracias a que donó 200 mil pesos

Un productor cordobés entregó la compensación que le correspondía por los derechos de exportación a la soja.

 

Hugo Biga es un reconocido productor agropecuario autoconvocado de la zona de Leones, muy cerca de Marcos Juárez, provincia de Córdoba. Hace unos 40 años que ejerce la actividad, aunque de chico recuerda acompañar siempre al campo a su papá.

 

Pese a que prefería mantenerse en el anonimato, su nombre comenzó a sonar en los medios de comunicación a finales del año pasado y su teléfono no paró de recibir llamados cuando trascendió que donó el dinero que recibió del Gobierno Nacional en concepto de compensación a las retenciones a la soja a una comunidad Wichi de Formosa para que tengan agua potable.

 

Vale recordar que luego de varios meses, a fines del 2020, el Gobierno Nacional comenzó a realizar las transferencias a pequeños y medianos productores agropecuarios correspondientes al reintegro por derechos de exportación a la soja que prometió realizar tras haber subido la alícuota de la oleaginosa del 30% al 33%.

 

La normativa alcanzó a productores que declararon en el Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA) hasta 400 hectáreas de soja, y que hayan facturado menos de 20 millones de pesos anuales. Biga recibió los 200 mil pesos que le correspondían y decidió donarlos.

 

A mediados de enero de este año, un total de 8119 pequeños y medianos productores de la provincia de Córdoba recibieron por la compensación unos 1729 millones de pesos.

Donó 200 mil pesos y una comunidad Wichí ya tiene agua potable en Formosa

 

Producir y ayudar

Hace tiempo que Biga trabaja junto a la Fundación Argentina Ayuda, y luego de realizar algunas obras juntos, como la construcción de una escuela rural y diferentes colectas, decidió ayudar a una comunidad wichí en Ingeniero Juárez, al oeste de Formosa, ni bien se enteró de que no tenían agua.

 

“Juntan de los charcos cuando llueve, las mujeres no pueden amamantar porque no tienen leche: no solamente no tienen agua para tomar, sino que no pueden higienizarse, ni hacer huertas o granjas para producir alimentos”, explicó.

 

El pozo comenzó a funcionar y la comunidad ya cuenta con agua. “Ahora me toca lograr conseguir un tanque que sería el reservorio. Con la primera obra tuvimos un problema porque el pozo se desmoronó y se tuvo que construir otro: los costos se ampliaron al doble, pero no importa porque la meta era que puedan tener agua de calidad y se cumplió”, explicó Biga.

 

El productor se contacta muy seguido con el cacique y destaca que poder lograr llevarle agua a una comunidad “lo hace muy feliz”. Biga aún no pudo viajar a Formosa por la pandemia pero espera poder visitarlos muy pronto.

 

 

 

Fuente: TN

About Post Author