Personas recuperadas por Coronavirus sin patologías previas son detectadas con daño cardíaco

El comportamiento del virus que sumergió al mundo en esta pandemia global sigue siendo muy variable y en algunos puntos, poco conocido. El Covid-19 es reconocido principalmente por su impacto en los pulmones, pero también afecta a otros órganos como el corazón.

La preocupación de la comunidad médica en general y de los cardiólogos en particular es que el virus no discrimina: nadie, a ninguna edad, está exento de padecer daños miocárdicos, que pueden derivar en arritmias, inflamación y -en el peor de los casos- muerte súbita. Por eso instan -para prevenir complicaciones o un infarto- a realizar una consulta médica, sobre todo si el Covid fue severo y presentan dolor en el pecho o falta de aire en semanas posteriores al alta médica.

Expertos aseguran que las personas con enfermedades cardíacas tienen mayor riesgo de sufrir daños relacionados con el virus, pero también se encontraron complicaciones cardíacas en pacientes con Covid-19 sin enfermedad previa conocida e incluso jóvenes.

Dado que durante los últimos días trascendieron casos de personas que fallecieron por infartos aun después de haber recibido el alta por Covid, El Territorio consultó a diferentes especialistas, quienes explicaron cuáles son los puntos a tener en cuenta.

Ariel Szyszko, jefe del Servicio Cardiología del Hospital Madariaga, aseguró que “de todos los pacientes con Covid, entre un 12  y un 40 por ciento tienen daños miocardio por el virus, independientemente de que tuvieran o no cardiopatía, entiéndase, enfermedades cardíacas previas”.

Si bien aclaró que “son datos de publicaciones científicas internacionales”, este panorama no es muy diferente en Misiones y afirmó que ya debió atender muchos casos como estos.

“Si bien este tipo de virus afecta principalmente al pulmón, no es el único órgano afectado sino que es global también al corazón, riñón y demás órganos. Lo que vemos es que se producen dos respuestas muy importantes: una es inflamatoria y también hay un estado en que la sangre tiende a estar hipercoagulable, es decir, a formar trombo sin sentido. Esas dos cosas hacen que los pacientes con coronavirus, sobre todo los primeros siete días, tengan una mayor predisposición por este estado proinflamatorio a tener un infarto”, explicó.

En este sentido, aseguró que “esto puede pasarle a cualquiera, vemos habitualmente injurias miocárdicas y miocarditis que son como infecciones virales del corazón, y un paciente que nunca tuvo nada, durante el cuadro infeccioso viral puede presentar estas arritmias, incluso pacientes jóvenes”.

Una prueba de laboratorio es la que mide el daño del corazón y se denomina troponina. “Si aparece eso en la sangre significa que el corazón tuvo un daño y lo que estamos viendo es en pacientes que no tienen cardiopatías entre un 12 y un 40% tienen afectación del corazón. Y los que sí tienen afectación, claramente tienen peor pronóstico”, detalló.

Dadas estas cifras, Szyszko indicó que a largo plazo, estas personas se deberían hacer una ecocardiografía y diferentes pruebas aunque sean jóvenes y sin factores de riesgo, “porque lo que nosotros vemos es que este virus afecta también al corazón, aunque el cuadro principal sea la neumonía”.

Finalmente, instó a que quienes hayan transitado el cuadro viral y presenten un dolor de pecho opresivo que dura mucho tiempo o cuadros de falta de aire, realicen una consulta médica, ya que aseguró que “a veces consultan tarde y ya después agarramos un infarto evolucionado”.

“No hay forma de prevenir”

Por su lado, Oscar Vogelmann, cardiólogo, especialista en insuficiencia cardíaca e hipertensión pulmonar, quien se desempeña en el sanatorio privado IOT, compartió la postura de su colega.

“Tenemos pacientes con y sin patologías cardiovasculares. Los que no tienen y atraviesan un Covid leve que no los lleva a la internación, generalmente no tienen ninguna afectación a nivel cardíaco, sino que sólo síntomas son más bien pulmonares”, dijo.

Y alertó: “A los que no tienen patologías cardiovasculares, pero atraviesan un Covid moderado a severo que los lleva a internarse, les genera una alteración a nivel de miocardios y hay factores de inflamación, que sería una miocarditis, y eso deriva en insuficiencia cardíaca, arritmias e incluso muerte súbita”.

Al igual que Szyszko, advirtió que esos pacientes deben tener un seguimiento con chequeos de laboratorio y estudios ecocardiográficos para ir midiendo la función del corazón y corroborar que no existan derrames pericárdicos, entre otras situaciones.

“Para los que sí tienen patologías cardiovasculares, la afectación es mucho más grave porque un Covid leve que en otros no requiere internación, en ellos sí requiere un monitoreo mucho más fino en todo sentido. Para los que tienen cardiopatías isquémicas, arritmias, stent previos, insuficiencias o deterioro severo de la función ventricular, un Covid leve ya les puede afectar bastante y desarrollar más tempranamente algunas complicaciones”, especificó.

Asimismo, resaltó que muchas veces sucede que algunos pacientes llegan aparentemente sanos, pero al ser internados detectan que padecen, por ejemplo, diabetes o hipertensión.

“No hay forma de prevenir más que seguir con todas las medidas para no contraer el virus. Aun con la vacuna hay que seguir cuidándose porque tampoco hay certezas de que genere una inmunidad total”, cerró.

Fuente: El Territorio