El vuelo a Rusia para buscar más dosis de Sputnik V será reprogramado

Luego de idas y vueltas, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, se refirió este lunes al tercer vuelo que realizará la compañía aérea a Rusia en busca de unas 600 mil dosis de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus.

“Queremos informar que la operación será programada a la mayor brevedad posible, una vez que contemos con la confirmación de todos los actores que participan de la cadena logística que permite el traslado de las vacunas”, escribió en su cuenta de Twitter, tras los rumores que circularon durante el fin de semana.

Este tipo operaciones, según explicó Ceriani, “requieren de un trabajo coordinado para mantener la seguridad en cada una de las etapas y hasta que no estén confirmadas todas y cada una de ellas no es posible comenzar con la que nos corresponde a nosotros: el vuelo de carga”.

“En paralelo a nuestra operación habitual de vuelo (pedidos de slots, contratación de proveedores, permisos de vuelos, etc), en este caso se debe efectuar de manera coordinada la logística terrestre, de forma tal de no perder tiempo adicional en el embarque de las vacunas”, agregó.

Además, expresó que la logística terrestre implica que, una vez autorizada la operación, el forwarder se presente en el laboratorio para empacar las vacunas en envases especiales. “Luego, son documentadas y transportadas al aeropuerto para realizar el proceso de aduana y su posterior estiba al avión”, sumó.

“Toda nuestra energía, como la de todas las áreas involucradas, está puesta en cumplir con esta tarea fundamental para hacerle frente al Covid-19. Vamos a confirmar el próximo vuelo de Aerolíneas a Rusia cuando tengamos la aprobación de cada uno de los actores de la cadena logística”, cerró.

La aerolínea de bandera realizó dos vuelos a la ciudad de Moscú en búsqueda de la vacuna rusa. En esta tercera instancia, el viaje se extendería por unas 15 horas. En el avión viajan unos 10 tripulantes entre pilotos, copilotos, despachantes, técnicos y personal de carga.

Fuente: La Nación