Confirman que el bebé enterrado en General San Martín fue asesinado a golpes en la cabeza

Cuando la policía encontró el cuerpo en una zona de monte en General San Martín, llevaba al menos cuatro días de fallecido, y por autoincriminación todo apuntaba a que sus padres fueron los responsables de su deceso. Ayer se pudo establecer en la autopsia que el bebé de cuatro meses murió a golpes, tantos que le rompieron el cráneo.

Se aguarda a que entre hoy y mañana el padre de 32 y la mamá de 23, sean llevados para indagatoria ante la Justicia, interviene el Juzgado de Instrucción 1 de Oberá.

El lunes por la tarde ambos fueron aprehendidos por efectivos de la Unidad Regional II, luego de una investigación de oficio por averiguación de paradero del menor, sin que fuera necesaria una denuncia formal.

Si bien todavía resta la confirmación judicial, la madre habría confesado el hecho a los policías, lo que permitió hallar el cadáver enterrado y trasladarlo a la Morgue Judicial de Posadas.

Fuentes consultadas por PRIMERA EDICIÓN indicaron que el resultado frío sostiene: “muerte violenta por traumatismo de cráneo gravísimo”.

La versión policial de la joven apunta a su concubino como el autor material del asesinato, del que posteriormente ella participó del ocultamiento del cuerpo en inmediaciones del arroyo Barrero en la localidad de General San Martín.

La causa por el momento imputa a la pareja como autores del delito “homicidio agravado por el vínculo”, que prevé penas de prisión perpetua.

Por lo que se conoce hasta el momento, una publicación en una red social en la que se preguntaba por el paradero del pequeño fue el detonante para que el caso no quedara oculto, intención que habrían tenido los padres.

La tía sospechaba que su hermana podía haberlo vendido o entregado. Por la gravedad, investigadores de la UR-II se pusieron en alerta. Comenzaron a atar cabos y supieron que la madre del niño estaba presa desde el viernes 8 de enero por un hecho de robo calificado en grado de tentativa que habría protagonizado en la localidad de General Alvear.

Por ese hecho el lunes fue ordenada su liberación, pero antes que abandonara la comisaría le preguntaron dónde estaba su hijoSu hermana llegó a la seccional y le instó a que dijera qué había pasado con el pequeño.

Al parecer no soportó la presión, dijo que su concubino lo había matado y juntos fueron a enterrarlo envolviéndolo en una manta. La joven facilitó el hallazgo, luego que acompañara a los uniformados y les señalara que al otro lado del curso de agua y a pocos centímetros de la superficie, estaba sepultado su hijo.

Delitos contra la vida
El artículo 80 del Código Penal Argentino tiene doce incisos que sostienen la prisión perpetua como pena. En el caso de los padres del bebé enterrado, al menos cuatro de estos puntos los comprometen.

 

Fuente: Primera Edición