Dejó la cosecha de yerba para correr y ya es Bicampeón Nacional.

Dejó la cosecha de yerba mate para convertirse en Bicampeón Nacional de Atletismo y ahora sueña con llegar a los Juegos Olímpicos.

Agustín Da Silva tiene 22 años e integra el equipo de running de Fila. El atletismo lo sacó de un camino difícil y lo llevó hacia otro dónde el esfuerzo y la práctica dieron sus frutos.

Aunque apenas tiene 22 años, Agustín Da Silva tuvo que tomar decisiones que cambiaron el rumbo de su vida y en las que la disciplina y la constancia que le enseñó el atletismo tuvieron un rol fundamental.

“De chico todo el tiempo andaba descalzo, no teníamos prácticamente nada porque vengo de una familia muy humilde, donde todo lo material se nos hacía muy difícil”, contó Agustín sobre su vida familiar en Oberá, Misiones, el lugar donde nació.

“Al poco tiempo empecé a trabajar en la cosecha de yerba mate, también empecé a juntarme con amigos, compartíamos bebidas alcohólicas, cigarrillos, me estaba acostumbrando a eso sin saber el peligro que era para mí. La infancia que estaba llevando no era muy linda”, agregó.

infobae-image

Sin embargo, un profesor de educación física lo acercó a una pista de atletismo y ese hecho fue el que cambió las reglas de su juego.

“Tuve que tomar un camino o el otro. Sabía que el camino que iba a tomar no iba a ser fácil porque requiere mucho esfuerzo y trabajo. Pero me di cuenta de que me gusta disfrutar del esfuerzo y decidí ser un buen deportista y mejor persona”, reveló sobre su punto de quiebre.

A partir de su decisión de dedicarse al atletismo, Agustín logró conseguir muchas metas: se convirtió en un deportista en formación para el alto rendimiento deportivo y se especializó en pruebas de pista de 5 mil y 1500 metros, pruebas de Cross Country y también en carreras de calle.

infobae-image

Los logros llegaron al poco tiempo. Agustín entrenó para participar de los Juegos Evita en la ciudad de Mar del Plata y se convirtió tres veces en campeón nacional de Cross Country. También ganó dos veces el campeonato nacional de 5 mil metros.

“Fue muy emocionante traer una medalla a mi provincia, que la gente me reconozca y que el pueblo vea que si trabajas lo logras, que no hay excusas”, sostuvo Agustín.

Entre sus próximas metas, Agustín quiere cruzar las fronteras del país y llegar a algún campeonato sudamericano o panamericano y, porque no, a los Juegos Olímpicos. “También sueño con recibirme de kinesiólogo”, contó.