PIRAY. La armada paraguaya también participó en la agresión de contrabandistas a prefecturianos.

El hecho sucedió este miércoles 2 de Noviembre y fué dado a conocer ese mismo día por este medio extraprensa.com de las agresiones sufridas de la fuerza federal Prefectura Naval Argentina.

De la refriega, un prefecturiano resultó con heridas de consideración y un guardacosta de esa fuerza federal recibió varios disparos en su estructura cuando interceptaron varias embarcaciones contrabandeando mercaderías entre la costa argentina y el vecino Paraguay, en la zona del Alto Paraná misionero.

Así lo informó la oficina de prensa de la Prefectura de Zona Alto Paraná con asiento en Misiones, que ubica los operativos y el tiroteo entre uniformados y contrabandistas en la zona de Puerto Cura, a pocos kilómetros de Eldorado, en aguas del río Paraná.

Sin embargo, en un informe interno ofrecido por el capitán del guardacostas GC-197 Timbú, a sus superiores, se advierte sobre la sospechosa presencia de una lancha de la Armada Paraguaya que se ofreció como “escudo de protección” de los contrabandistas, e incluso sus tripulantes llegaron a lanzar amenazas de muerte contra sus colegas argentinos, en medio del procedimiento.

Oficialmente, la Prefectura sostiene que durante dos operativos personal de la fuerza federal fue agredido con disparos y piedras.
“Personal de la Prefectura Naval Argentina fue agredido luego de que detectó tres embarcaciones que intentaban sacar del país, desde Eldorado, Misiones, por un paso no habilitado, un cargamento de productos sin aval aduanero en las costas del Puerto Cura”, sostiene el informe.

El caso, que podría disparar un conflicto diplomático, sucedió hoy miércoles a las 10 de la mañana, a la altura del Km 1.802 de “Puerto Cura”, cuando el poderoso Guardacosta logró interceptar un bote a remos que provenía de costa paraguaya. En ese momento, los prefecturianos fueron agredidos por un grupo de entre 30 y 40 personas, las cuales se hallaban sobre lo alto de la barranca de la costa, quienes arrojaron piedras hacia el personal, impactando una de ellas en la pierna izquierda del suboficial Juna Bautista Cabral.

Allí comenzó la tensión. Y los efectivos argentinos decidieron replegarse, donde se escucharon una decena de disparos de armas de fuego de grueso calibre, provenientes de costa paraguaya que impactaron sobre el espejo de agua y en superestructura del guardacosta. Los uniformados argentinos contaron en el informe interno que en ese preciso momento observaron, sobre costa paraguaya, que se hallaba una embarcación perteneciente a la Amada del vecino país.
Media hora después, la misma embarcación de la Armada Paraguaya -con personal identificados con uniformes de esa fuerza-, prácticamente custodiaron a otras tres embarcaciones que cruzaban el río, con una considerable cantidad de bultos.

En medio de esas circunstancias, la embarcación de la Armada Paraguaya se acerca hasta el Guardacostas “Timbú”, que se encontraba en aguas argentinas. Los paraguayos ni siquiera se inmutaron de haber cruzado el límite internacional que impone el canal de navegación, y desde la proa lanzaron una dura advertencia a los marinos argentinos. “…Con el objetivo de increpar al personal propio y manifestando en tono agresivo: “LA PRÓXIMA VEZ LE VAMOS A TIRAR A MATAR, ELLOS SON GENTE POBRE” (SIC)”, advirtió un oficial paraguayo, en aguas argentinas, para luego regresar a su jurisdicción.

Los efectivos protegían la frontera para evitar el egreso de la mercadería ilegal y controlar el cumplimiento del aislamiento social preventivo para impedir la propagación del Covid-19, cuando fueron sorprendidos por disparos de armas de fuego.

El guardacostas con el que se patrullaba la zona alcanzó los objetivos, pero fue dañado por dos impactos de arma de fuego en su superestructura.

La dotación del Timbú repelió la agresión disparando contra el espejo de agua con balas de goma y cartuchos de estruendo, para disuadir la acción, tal cual establece el protocolo de actuación en este tipo de situaciones.

Ante la presunción de estar ante una infracción al código aduanero, la Autoridad Marítima interceptó la barca e identificó a su tripulante, mientras que nuevamente, fue agredida con piedras por personas desde la costa, hiriendo a uno de los hombres de la Fuerza que participó del operativo.
La agresión fue repelida con disparos disuasivos que apuntaron hacia el agua, siguiendo el protocolo de actuación.

Interviene en la causa el Juzgado Federal de Eldorado, a cargo del Dr. Miguel Ángel Guerrero, por atentado y resistencia a la autoridad.

Además, se realizó comunicación telefónica con el Prefecto de Zona Área Naval Itapuá, Capitán de Navío Ángel Eduardo FRACO FELIU, al cual se lo informó de los hechos y procederes del personal de la Armada a su cargo. Y se le adelantó que el hecho fue puesto en conocimiento de las autoridades judiciales correspondientes. La Prefectura de Zona Alto Paraná también elevó un informe a las autoridades Consulares.

PIRAY. Contrabandistas atacan a prefecturianos con piedras.