Productores, cooperativas, secaderos y molinerías se oponen al “FEY”

A través de una solicitada publicada en medios nacionales, integrantes de la cadena yerbatera manifestaron su rechazo al proyecto de ley para la creación del Fondo Especial Yerbatero (FEY) ya que lo consideran un “impuestazo a la yerba mate”.

Se trata de la iniciativa del diputado nacional por el Frente de Todos, Héctor “Cacho” Bárbaro, que propone la modificación de la Ley 25.564 del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

Mediante esta se pretende establecer una tasa denominada Fondo Compensador, de Fomento y Fiscalización a la Producción aplicada a cada kilogramo de yerba mate elaborada en todas sus modalidades, envasada nacional e importada, compuesta o no, con destino a ser comercializada dentro del territorio nacional.

“El valor de dicha tasa será del 5% del precio promedio de venta al consumidor por kilogramo de yerba mate, lo cual se traduce en $2,5/3 millones anuales. Así se eleva la tasa en un 800%, sobre la base de lo que representa hoy el importe fijado”, advirtieron en la publicación.

Asimismo, señalaron que “por su monto y destino, esa tasa se convierte en un impuesto a la comercialización de la yerba mate, más gravoso aún que el impuesto a los Ingresos Brutos, perjudicando seriamente a toda la cadena de producción ya que se debe tolerar una presión impositiva récord”.

“Este nuevo impuesto afecta especialmente a los consumidores, que ven día a día cómo el costo de su canasta básica de alimentos aumenta”, añadieron.

Firmaron la solicitada productores, cooperativas, secaderos y molinerías que se oponen al proyecto.

Consultado por PRIMERA EDICIÓN, el representante de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM), Cristian Klingbeil, señaló que este impuesto “es algo totalmente innecesario”.

“Es un parche a la incompetencia de la política misionera. En vez de generar este impuestazo, esta tasa, para tapar la falta de trabajo yo creo que el Estado nacional, provincial y los intendentes tienen que preocuparse por buscar alternativas productivas”, sentenció.

Consideró, además, que “se trata de una artimaña electoral para mantener a la gente con planes”. “Por la forma en la que se está queriendo implementar creo que es para generar clientelismo político, no tiene otra razón de ser más que generar voto cautivo”, aseveró.

Apuntó también que esto repercutirá en el precio de los paquetes de yerba mate. “El consumidor no tiene por qué venir a resolver nuevamente la falta de políticas productivas de la provincia”, concluyó.

 

Bárbaro: “Hay internas y envidias”

El diputado Héctor “Cacho” Bárbaro explicó en la FM 89.3 Santa María de Las Misiones que el proyecto de ley para la creación del Fondo Especial Yerbatero (FEY), es una iniciativa “interesante e importante”.

“Tuvo muchas modificaciones e inclusive yo lo adapté un poco a la realidad social que tenemos hoy y lo presentamos”, apreció. Aunque también observó que “hay muchas cuestiones políticas, internas y envidias”.

“El Fondo Especial Yerbatero trae más de 3 mil millones de pesos a las provincias de Misiones y de Corrientes para que el productor tenga una obra social, para él y toda su familia. Además, los tareferos van a cobrar seis meses la interzafra y el Estado nacional se ahorrará más de 300 millones de pesos, y también un salario mínimo para cada trabajador que deberá brindar una contraprestación al municipio o al privado”, remarcó.

 

Desde el INYM plantean la inconstitucionalidad

El representante de los molineros en el Instituto Nacional de la yerba Mate (INYM), Raúl Ayala Torales, expresó a PRIMERA EDICIÓN su postura sobre el proyecto para la creación del Fondo Especial Yerbatero (FEY) y observó que “se superpone con la Ley del Instituto e intenta absorber funciones”.

“Tiene fines puramente políticos, solamente servirá para entorpecer aún más la actividad y provocar mayores quebrantos en todos los escalones de la actividad”, afirmó.

Sentenció que la ley del FEY “es una burda imitación del Fondo Especial del Tabaco (FET), cuando la yerba mate no tiene nada que ver con el tabaco que es un producto suntuario que paga un impuesto diez veces más de lo que vale el cigarrillo y que de ese impuesto se saca una parte para el productor tabacalero, pero no tiene nada que ver con el precio de la yerba mate”.

Destacó, a su vez, que el Fondo Especial Yerbatero “es inconstitucional y no responde a ninguna necesidad”.

“La pretendida necesidad de darle a los trabajadores rurales un sostén, ya está contemplada con la corresponsabilidad gremial y los programas de interzafra que ha instrumentado el INYM, es decir, no tiene ningún objeto más que entorpecer y encarecer el producto porque pondría un sobreprecio a la salida del molino”, remarcó.

Este encarecimiento, advirtió Ayala, “lo deberá pagar la industria que después deberá ver cómo lo recupera de la cadena comercial”.

Comentó que hoy ocurre lo mismo con la estampilla que “la está pagando la industria” ya que esta “se abona con antelación al envasado”.

“Los molinos tienen que comprar la estampilla con anticipación de acuerdo a su participación en el mercado. Luego ponerla en el paquete, venderle el producto a las cadenas comerciales, y cuando estas le pagan -a 60, 90 o 120 días- recién pueden recuperar el valor de la estampilla. Sin embargo sucede que no les permiten incluir o discriminar en las facturas el valor de la estampilla, entonces siempre es una lotería y lo termina pagando la molinería”, aclaró.

Por todo esto, el representante de los molineros reiteró que el FEY vendría a introducir “una gran cantidad de perturbaciones en el funcionamiento de la cadena yerbatera”.

 

Es una cuestión totalmente trasnochada, populista y con fines electorales que no tienen ningún fin práctico efectivo, porque ni siquiera es la modificación de la Ley del INYM, es una nueva ley que crea un impuesto como si hubiera pocos ya en la Argentina”, sentenció. Y enfatizó que desde el INYM “no apoyamos ese proyecto”.

 

En consonancia, el dirigente yerbatero y diputado provincial Julio Peterson manifestó a PRIMERA EDICIÓN que “ese nuevo impuesto generará más inflación al consumidor”.

“El INYM dejó marcado que hoy puede darle la interzafra al trabajador, también dejó más que comprobado que el año que viene estará llevando la obra social para los productores, estas dos cosas ya están contempladas dentro de la ley, simplemente hay que interpretarlas y tener gente responsable -como la que está hoy frente al Instituto- viendo la necesidad de los más necesitados”, cerró.

 

Fuente: Primera Edición