Diferentes alegatos contra Ovando y dos jóvenes acusados de abuso durante el juicio

Toda la expectativa se concentra hoy en el Tribunal Penal Uno de Eldorado, donde se prevé el desarrollo de la ronda de los alegatos de las partes e incluso la posibilidad del dictado de sentencia en el marco del juicio oral contra María Ovando (44) y sus dos consortes de causa, Marcos Iván Laurindo (23) y Lucas Sebastián Ferreira (23), acusados de delitos sexuales perpetrados en perjuicio de una hija y una nieta de la mujer.

El inicio de la audiencia fue fijado para las 8.30 y se espera una extensa jornada en la cual las partes expondrán sus conclusiones y fundamentos para luego realizar sus respectivos pedidos ante el tribunal presidido por la magistrada Lyda Gallardo e integrado por María Teresa Ramos y Eduardo Jourdan (subrogante).

El primero en alegar será el fiscal Federico Rodríguez, que en el inicio del debate había solicitado ampliar la acusación en contra de los imputados y agregar el delito de corrupción de menores.

Luego, será el turno de las respectivas defensas. Ovando es representada por los letrados Eduardo Paredes, Roxana Rivas y José Luis Fuentes, mientras que Laurindo y Ferreira cuentan con el patrocinio del defensor oficial Rodrigo Torres Muruat.

De igual forma, las fuentes consultadas por El Territorio indicaron que todo lo programado podría volver a cambiar sobre la marcha en caso de que las partes decidan realizar nuevos planteos o incidentes previo al inicio de los alegatos, dado que todavía no se cerró la etapa de incorporación de pruebas y aún restan sumar los informes de la nueva Cámara Gesell realizada la semana pasada.

Cabe mencionar que la etapa de alegatos había sido programada para el último jueves, pero debió ser postergada en virtud de un pedido de parte de la fiscalía para tomar una nueva declaración testimonial en Cámara Gesell a una de las víctimas.

Justamente, esa medida terminó concretándose ese jueves y los informes de los especialistas  (entre ellos una perito de parte) que intervinieron en la Gesell serán leídos e incorporados como elementos de prueba al debate antes del inicio de los alegatos.

En este contexto, a pesar de la posibilidad de realizar nuevos planteos, la intención de todas las partes sería avanzar lo máximo posible para poder culminar el debate y no dilatar aún más una causa que lleva más de cinco años sin definición y con un primer juicio frustrado a mediados de septiembre incluido, proceso que en el medio mantiene a dos personas privadas de su libertad con los plazos previstos de la prisión preventiva totalmente vencidos como sucede con los imputados Laurindo y Ferreira.

El juicio
Este debate que ahora ingresa a su etapa final comenzó formalmente el martes de la semana pasada, instancia en la cual el fiscal solicitó la mencionada ampliación de la acusación, mientras que las defensas insistieron con los pedidos de nulidad del proceso al argumentar que la fiscalía no determinó en su acusación cuestiones elementales de cómo y cuándo ocurrieron los hechos.

En esa misma audiencia, en tanto, también declaró Euvarta Godoy Villa, la denunciante que dio inicio a esta causa y guardadora de las víctimas tras la detención de Ovando en su momento, y su testimonio trajo aparejado nuevas medidas y elementos.

Es que de su declaración surgió que la mayor de la víctimas tenía intenciones de volver a declarar y en base a eso fue el fiscal el que solicitó la realización de la nueva Cámara Gesell a la cual finalmente el tribunal dio lugar.

Pero eso no fue lo único, dado que de su propio testimonio también surgió que apenas unos días después de la denuncia contra Ovando, la misma Euvarta Villa Godoy denunció a un yerno suyo por hechos de abuso sexual en perjuicio de la mismas niñas.

Luego de eso, las defensas profundizaron sobre este punto y al solicitar informes pudieron advertir que la causa contra ese hombre llegó hasta el punto de tener una sentencia condenatoria dictada por el mismo tribunal, pero las causas nunca fueron vinculadas o conectadas sino que fueron tratadas por separado a pesar de tener a la misma denunciante y a las mismas niñas como víctimas.

Esa situación favorece a la defensa de los acusados, quienes desde el comienzo vienen planteando que en la causa contra Ovando y los otros dos muchachos enjuiciados no se avanzó en hipótesis alternativas.

Ahora, cada una de las partes tendrá la oportunidad de utilizar cada uno de los elementos surgidos a lo largo del juicio para exponer sus respectivas conclusiones y  realizar sus pedidos ante el tribunal, que luego deberá decidir si dicta sentencia hoy mismo o establece una nueva audiencia para el anuncio del fallo.

El juicio y otros puntos clave  
Acusación
Laurindo y Ferreira están acusados de cometer los abusos, mientras que Ovando fue sindicada como encubridora. La denuncia data del 2015.

Audiencias privadas
Al tratarse de hechos de índole sexual, todas las audiencias de debate fueron realizadas a puertas cerradas para no revictimizar a las niñas.

Apoyo
Militantes de organizaciones sociales y de derechos humanos siguen el juicio desde afuera, apoyando a Ovando y reclamando su absolución.

Inicio frustrado
El primer debate para esclarecer los hechos había comenzado el 21 de septiembre pero debió suspenderse por el apartamiento del juez Ángel Atilio León.

 

Fuente: El Territorio