Las distribuidoras de gas piden aumento del precio de la garrafa.

Las distribuidoras de gas piden actualizar el precio de la garrafa: aseguran que está congelado desde marzo de 2019
Sostienen que el valor actual deja al sector “al borde del colapso”, porque cubre menos de la mitad de los costos.
Fraccionadores y distribuidores de garrafas de gas advierten que el sector está “al borde del colapso” ante la imposibilidad de actualizar los precios de venta desde marzo de 2019. Aseguran que “el retraso es alarmante” y que alcanzan a cubrir menos de la mitad de sus costos. Esta situación pone en riesgo el servicio de más de 18 millones de usuarios y más de 9000 empleos.

Del lado de los fraccionadores -las empresas que reciben el gas de las petroleras y lo envasan en garrafas de gas de 10, 12 y 15 kilos y en cilindros de mayor volumen- la Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado (CEGLA) advirtió que la actividad se encuentra “ante una situación de déficit insostenible”.

Según señaló este domingo a TN.com.ar el director de CEGLA, Pedro Cascales, “la última actualización de precios fue en marzo de 2019, pero no alcanzó a cubrir lo que se necesitaba, y desde marzo de este año se congeló el precio cuando se incluyó al gas natural licuado (las garrafas) entre los servicios básicos, cuando no lo es”.

Desde marzo del año pasado el precio de la garrafa de gas de 10 kilos que venden los fraccionadores a los distribuidores está congelado en $185 y el valor al público ronda entre $350 y $400. Pero según la entidad empresaria, la estructura de costos (sin impuestos) es de $354 en planta de fraccionamiento de la zona central del país y de $400 en el norte. “Los precios actuales no alcanzan siquiera al 50% del valor que se necesita para operar con normalidad”, explicó Cascales.

Del total de usuarios, unos 2,3 millones acceden a la garrafa social por el que reciben $183 para nuevas compras, que otorga el Gobierno nacional a los hogares que no cuentan con conexión a la red de gas natural, independientemente de que pase o no la red por fuera de su hogar, por cada garrafa de 10 kilos .

Según el empresario, “incluso para quienes no acceden a la garrafa social, en el AMBA es hoy más barato el gas en garrafas que el de red”, cuando la estructura de costos es al revés. De acuerdo con un informe de la entidad que representa, el gas natural es 38% más caro que las garrafas; la leña tiene un valor 41% superior; el gasoil, un 52%, y utilizar electricidad requiere un 62% más de dinero.

Para CEGLA, son “injustificados” los “atrasos en la actualización de los precios de referencia que lleva a que la actividad de fraccionado del gas envasado ante una situación de déficit insostenible”.

“El desfasaje producido por la falta de actualización de precios genera una situación crítica en un mercado de 18 millones de consumidores y de una actividad que da empleo directa e indirectamente a más de 9.000 personas”, describió Cascales.

Además, advirtió que “se trata de un sector que exige cuantiosas inversiones para el mantenimiento de un parque de 18 millones de envases en poder del público, así como para la conservación de la flota de transporte y de la infraestructura de plantas de fraccionado, almacenaje y equipos especiales.

Cascales explicó que mientras “históricamente el margen entre el fraccionador y el distribuidor era de U$S6, al igual que en el resto de la región, hoy no supera los U$S2” y cuestionó que “desde la renuncia del exsecretario de Energía “(Sergio Lanziani) no hay a quien plantear la situación”.

Lo que pretenden las empresas del sector es que el Gobierno nacional cumpla con el artículo 34 de la Ley 26.020, que obliga a actualizar el precio del gas natural licuado cada seis meses. “Necesitamos que se establezca un precio de referencia para el GLP en envases que sea coherente con la estructura de costos actual tal como se estipula en la ley”, finalizó Cascales.

Pero la queja no es sólo de los fraccionadores, también las distribuidoras de gas en garrafas advirtieron que “hay muchas pymes en estado terminal” por esta situación de atrasos de precios.

Así lo señaló la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (Cadigas), que alertó que los valores actuales a los que opera el sector “impide cubrir los costos de operación” a muchas compañías, debido a que “en los últimos cinco años los costos crecieron 435%”, mientras que las empresas pudieron “trasladar una actualización del 140%”.

“Debido a las fuertes pérdidas acumuladas al estar trabajando con márgenes muy inferiores a los necesarios para cubrir los costos de operación, unas 180 pymes se encuentran en estado terminal, empujadas hacia la quiebra”, indicó Cadigas en un comunicado.

En este contexto, la entidad advirtió que existe un “riesgo inminente de desabastecimiento de un insumo crítico para 10 millones de personas que viven en zonas vulnerables de todo el país”.

Según Cadigas, por cada garrafa vendida las empresas pierden “un tercio de su valor, lo cual resulta absolutamente insostenible”.

De acuerdo con los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), de un total de 12,2 millones de familias del país, casi 5 millones, es decir el 41%, utilizan gas envasado en provincias como Buenos Aires, Córdoba, Chaco, Corrientes, Misiones, Formosa, Tucumán y Mendoza, entre otras.

 

 

 

Fuente tn

 

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *