Lo detuvo una ñacaniná y a metros había tres pumas.

Volvía a Iguazú, se detuvo a ver una ñacaniná y se encontró con tres pumas. Carlos A., de 34 años de edad, vive en la ciudad de Puerto Iguazú y el sábado por la mañana viajó a San Antonio a visitar a su abuela.

El hombre, que viaja seguido con su motocicleta, quiso ahorrar combustible y se aventuró a tomar la ruta 101 que atraviesa el área protegida del Parque Nacional Iguazú.

En el trayecto de regreso a la ciudad de las Cataratas, en horas de la tarde, ya dentro del Parque Nacional, Carlos observó una ñacaniná en el medio del camino, se detuvo, tomó fotos  y quiso mostrar a su familia la víbora, entonces hizo una video llamada desde el lugar a su madre y su padre.
Pero mientras hablaba con ellos, sus padres vieron que a los lejos se acercaban dos felinos de frente y se asustaron y dieron aviso a su hijo quien rápidamente cortó la llamada.
“Corté la llamada con mis padres y llamé a un amigo de Gendarmería para que se comuniquen con los guardaparques, le dije que me encontraba cerca del arroyo Tacuara, cuando volví a mirar ya eran tres los animales, tres pumas que me miraban de lejos, mis padres me decían que toque bocina para que se asusten y se vayan, pero cuando quise hacerlo empezaron a correr hacia mí, me subí a la moto y me volví”.
Carlos contó que volvió cerca de 16 kilómetros sentido a San Antonio cuando se encontró con otros motoqueros que se dirigían a Iguazú, y juntos volvieron por el mismo camino, pero los felinos ya no estaban.
“Fue hermoso ver a esos animales, pero sentí que me iba a morir, tuve miedo que me atacaran, no sé si era una hembra y dos cachorros o qué eran, pero mis padres se asustaron mucho, lo que busco es advertir a las personas que no circulen solos por esa zona”, resaltó Carlos.
Fuente: medios provinciales.