Dos argentinas acusadas de guerrilleras fueron asesinadas en Paraguay y acusan a Argentina de “guardería de combatientes”.

El coronel Héctor Grau dijo que dentro del territorio de la Argentina se creó una “guardería” de combatientes que recluta menores de edad para sumarlos al grupo armado. Los abogados de la familia de las fallecidas dijeron que estaban visitando a sus padres.

Dos argentinas, integrantes de la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), murieron este miércoles en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en el norte de ese país, en el que se desarticuló un importante campamento del grupo armado.

El campamento del EPP que fue desarticulado en el operativoEl campamento del EPP que fue desarticulado en el operativo

En diálogo con el periódico paraguayo ABC, el coronel Héctor Grau confirmó que las mujeres abatidas en el operativo llevado a cabo por las Fuerzas de Tarea Conjunta (FTC) tenían nacionalidad de la Argentina –aunque aún no se conocen sus identidades– y que en ese país se creó una “guardería” de combatientes de la guerrilla, que además reclutan menores.

Grau dejó entrever que las mujeres eran familiares de los hermanos Liliana y Osvaldo Villalba, líderes del grupo de delincuentes. Según denuncias de abogados relacionados a las familias de las menores muertas, estas no formaban parte del grupo armado y estaban en el lugar visitando a sus padres.

Armas encontradas en el campamento Armas encontradas en el campamento

Nuestra presunción es que tienen documentos de identidad de la República Argentina y en las próximas horas vamos a tener sus identidades”, agregó al medio citado.

Por su parte, el teniente coronel Luis Apesteguia confirmó a la agencia de noticias EFE que las víctimas efectivamente son dos mujeres, abatidas en ese choque en el interior de una estancia en la zona de Yby Yaú, en el departamento de Concepción.

Las dos fallecidas serían familiares de los hermanos Liliana y Osvaldo Villalba, líderes del grupo de delincuentesLas dos fallecidas serían familiares de los hermanos Liliana y Osvaldo Villalba, líderes del grupo de delincuentesCelulares y otros equipos de comunicaciónCelulares y otros equipos de comunicación

Apesteguia, portavoz de la Fuerza de Tarea Conjunta, el combinado de militares y policías que combate a ese grupo armado, añadió que en el campamento se encontraron paneles solares y que el mismo podría ser el principal centro militar de operaciones del EPP.

Agregó que el procedimiento sigue su curso, al hilo de otras informaciones que aseguran que una decena de guerrilleros que acompañaban a las víctimas habrían logrado huir.

Luego indicó que en estas horas se está procediendo a la identificación de las dos mujeres, de cara a ofrecer informaciones precisas sobre todo el operativo.

El gobierno calificó de exitoso el operativo (@MaritoAbdo)El gobierno calificó de exitoso el operativo (@MaritoAbdo)

El procedimiento está siendo seguido por el presidente del país, Mario Abdo Benítez, quien se trasladó ayer a una base militar de Concepción.

Durante el operativo, que se inició tras un trabajo previo de vigilancia, resultó herido leve un miembro de la Fuerza de Tarea Conjunta.

El campamento fue desmantelado y buscan a otros guerrilleros que lograron escaparEl campamento fue desmantelado y buscan a otros guerrilleros que lograron escapar

El departamento de Concepción es una de las zonas de influencia del EPP, fundado en 2008 y que se financia con secuestros y ataques a haciendas ganaderas y fincas agrícolas. El grupo permanece sin realizar ataques de entidad desde hace meses debido al cerco de las fuerzas de seguridad, según mantiene la FTC, que calcula en una treintena el número de miembros.

El pasado junio, y en otro enfrentamiento, fue muerto uno de los líderes de la Agrupación Campesina Armada (ACA), una escisión del EPP que había sido dada por desarticulada y que consiguió organizarse de nuevo.

Una escisión de ambos grupos es el Ejército de Mariscal López, sospechoso del secuestro en 2016 del ganadero Félix Urbieta, de quien se sigue sin tener noticias.

El Gobierno tampoco ha dado con el paradero del suboficial de la Policía Nacional Edelio Morínigo, secuestrado en 2014 por el EPP.

Las autoridades paraguayas atribuyen al EPP medio centenar de asesinatos.

La versión de la familia

La familia de las víctimas niega rotundamente esta versión y asegura que las menores fueron asesinadas por el Ejército al no poder escapar con los demás guerrilleros. Es que, según la familia, las adolescentes estaban ahí de visita a sus padres, que sí integran el grupo guerrillero, para pasar un cumpleaños, cuando llegó la patrulla militar.

Genoveva Oviedo, que reside en Itapúa, Paraguay, hermana de un referente del EPP, se identificó como tía política de las menores y aseguró que las niñas vivían en la provincia de Misiones y tienen DNI argentino.

Las identificó como Aurora de 11 años, hija de Magna Meza y Liliana de 12 años, hija de Liliana Villalba, dos dirigentes del EPP. “Ellas se criaron como hermanas. Son nenas bien educadas, buenas estudiantes, jamás tuvieron nada que ver con la guerrilla, no saben andar en el monte. Nosotros, toda la familia, las criamos con mucho amor dada la situación de sus padres. Ellas vivían en Argentina con su abuela”, dijo Oviedo en una comunicación telefónica con este diario.

En cuanto a la hipótesis que maneja la familia sobre lo que realmente pasó en Yby Yaú dijo que creen que las adolescentes no pudieron escapar, como el resto de los guerrilleros a la llegada de los militares. Y que fueron asesinadas en el lugar y después vestidas con uniforme similar al que usaría la guerrilla para disimular un enfrentamiento que no existió.

En las fotografías de las víctimas que Oviedo publicó en sus redes sociales se ve que los uniformes que visten están particularmente limpios y no tienen vestigios de sangre. Lo que contrasta con el informe de las autoridades paraguayas que dicen que recibieron seis disparos: una de ellas (sería Liliana) en distintos lugares del cuerpo y la otra (Aurora), dos; uno en el cuello y otro en el abdomen.

“Pudimos concluir que en el cuerpo, uno que fue el primero que levantamos, encontramos seis impactos de bala, cada uno de ellos con orificios de entrada y orificio de salida, y en el segundo cuerpo encontramos dos impactos de bala, uno a nivel del cuello con ingreso de un lado y salida del lado opuesto y otra herida a nivel de la región abdominal alrededor del ombligo”, explicó el médico forense de la Fiscalía Zonal de Horqueta, Cristian Ferreira.

Aseguró que la mayor fue quien recibió mayor cantidad de impactos de bala y que ambas adolescentes fallecieron a causa de un shock hipovolémico por heridas de proyectil ocasionadas con armas de fuego.

El contraste de la familia es contundente. “Creemos que la mataron indefensas. No habrán corrido ni diez metros. Ellas nunca vivieron esa vida. Eran muy amadas y protegidas por sus tías y abuela”, dijo Genoveva Oviedo.

(Con información de EFE, medios nacionales y provinciales)

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *