Policías retirados y familiares de activos reclaman aumentos en la Jefatura Central.

El reclamo de los efectivos comenzó con una concentración en el mástil de la capital provincial, desde donde marcharon con destino a la casa de gobierno para entregar un petitorio que indica que el principal pedido es que el salario de un efectivo que ingresa a la fuerza supere el valor de la canasta básica, que en julio pasado cerró en 43.811 pesos.
Cabe recordar que la semana pasada se anunció desde el Gobierno provincial que los efectivos de la fuerza recibirían un compensatorio salarial en virtud de la pérdida de adicionales que antes podían hacer los uniformados y que en muchos casos, a raíz de la extensión de la pandemia, no están pudiendo concretar.

Por tal razón se conoció que se acreditaría con el sueldo del sábado 29 agosto ese compensatorio del 12% a todas las fuerzas de seguridad de la Provincia, es decir tanto a la Policía como al Servicio Penitenciario.