Eldorado. Familia del joven asesinado en Recoleta: “solamente creemos en la justicia de Dios”.

Editorial. La familia de Gustavo Benítez, el joven eldoradense asesinado en Recoleta, Capital Federal, recibió el cuerpo el domingo 2 de agosto a unos 11 días de cumplirse el macabro hecho. A las 6 de la mañana, en una ambulancia de traslado del Ministerio de Salud de la provincia. La familia dispuso su destino en el cementerio del km 3, donde por situaciones que se desconocen, no pudo cumplirse el deseo de su señora madre, Graciela, de que su hijo tenga descanzo eterno enterrado al lado de los restos de su padre. Para las 10 de la mañana ya su familia le dió el adiós y sepultó los restos del joven de 25 años, padre de 2 pequeños de 3 y 6 años.

El cuerpo de un joven nacido en Eldorado fue encontrado en Recoleta. Habría sido apuñalado.

Crónicas del jueves 30 de julio.
Investigadores determinaron que el cuerpo sin vida hallado en las escaleras del inmueble porteño pertenece a un joven de 25 años que era buscado por su familia.
El hombre que había sido encontrado el jueves asesinado a puñaladas, desnudo y envuelto en una cortina de baño en las escaleras de un edificio del barrio de Recoleta, pudo ser identificado por sus huellas digitales. 
Se trata de Gustavo Benítez, nacido en la localidad misionera de Eldorado, que había sido visto por última vez el 29 de julio y por cuyo crimen ya estaba detenido un ciudadano chileno llamado Juan Pablo Machado Kuschel (42).

 

“Mi hermano trabajaba para volver a Eldorado y terminó de la peor manera.”

La familia de Gustavo Benítez se domicilia en el Barrio Santo Domingo km 8, de la ciudad.  Sobre la muerte abrupta del joven delivery, su hermano Bruno de 21 años, dijo a extraprensa.com “no sabemos nada,  la causa quedó ahí porque el Chileno no fue el único culpable y terminó matándose”.

Para la familia del asesinado, siempre estuvo más gente involucrada en el hecho, por lo cual aseveró que “sobre la organización de los venezolanos que están involucrados, no sabemos nada,  nosotros no tenemos ningún conocimiento, uno porque nosotros no sabemos quiénes son, ni conocemos a esa banda, algo sabíamos por mi hermano. La justicia en ningún momento se ha comunicado con nosotros para brindar la información sobre el caso, así que nosotros ya la enterramos a mi hermano ya se acabó fuerza para seguir adelante por sus hijos. Tampoco vamos a hacer ninguna marcha, ni una movilización para pedir justicia por qué es en vano. La justicia tarda demasiado tiempo y aparte de luchar contra una organización  de delincuentes es muy complicado. Nosotros solamente creemos en la justicia de Dios, si creemos que Dios se va a encargar. Para nosotros el caso ya está cerrado”.

 

 

 

 

 

 

Asesinato del eldoradense Gustavo Benítez: hallaron muerto en su celda al ciudadano chileno, único acusado del crimen.