Chaco. Policias tomaron por asalto una casa de familia y golpearon a jóvenes de la comunidad Qom.

Cuatro polícias fueron separados de la fuerza luego de golpear y detener a cuatro jóvenes. En la comisaría, según denunciaron las víctimas, hubo torturas y un abuso sexual. “Hay una construcción de los pueblos originarios como culpables de la pandemia”, dijo Cecilia Solá, de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos.

Todo comenzó el domingo de madrugada. Policías de la Tercera ingresaron a la casa de una familia qom, en Fontana, y se llevaron detenidos a dos mujeres y dos varones.

Cecilia Solá, de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) de Chaco, dijo que la policía ingresó al lugar sin orden de allanamiento. Y que la razón fue que buscaban a jóvenes que, horas antes, habían “cascoteado” la comisaría.

“A la 4 de la mañana, un grupo muy numeroso de policías tomó por asalto la casa de una familia qom, en el barrio Fontana, cerca de Resistencia”, afirmó Solá en Radio Caput.

“Entraron sin una orden de allanamiento y se llevaron puesto todo”, agregó. “Le reventaron la cabeza de un culatazo a una señora, y sacaron a la rastra a cuatro jovenes. Entre ellos, una menor de edad”.

El diario Norte agrega que además de los detenidos la polícia agredió a otra mujer que estaba en la vivienda “tirando balazos con posta de goma y de plomo”.

Por su parte, Solá afirmó que en la comisaría “le apagaron la luz y le dieron una paliza”. “Hablan de abuso, de manoseo a las chicas. Y de torturas y de viejas prácticas: las rociaron con alcohol”, denunció.

Gabriel Rolon, referente de la comunidad qom, coincidió con la versión. Lo dijo en radio Revés, de Buenos Aires: “Hubo abuso sexual por parte de un policía contra una nena de 16 años”.

“La policía roció con alcohol a la chica que habían golpeado y abusado, y le dijeron que si hacía la denuncia iban a matarla”, afirmó Rolon.

“No sé si estuvieron cascoteando o no. A nosotros, muchas veces nos dicen que estuvieron cascoteando para levantar a un pibe y fajarlo. De todas maneras, que hayan o no hayan cascoteado, el grado de tortura y de violencia que han sufrido esos jóvenes, y sus familias (que siguen amenazados), es inenarrable”, explicó Solá.

La funcionaria agregó que estuvieron hasta las 20 del domingo tratando de que los funcionarios del gobierno los atendieran.

Según Solá, en Chaco “hay una construcción de los pueblos originarios como culpables de la pandemia”.

“Fijate que no como una enfermedad que vino de Europa, con el dinero suficiente, sino que pega en los barrios vulnerables. Lo que pasa en Villa Azul está pasando en el Chaco”, opinó. “Esa es la construcción del enemigo: ‘No se cuidan, no van al hospital'”.

En ese sentido, Solá dijo que si van al hospital, los tiene 24 horas en el pasillo, sin que los revisen. “Mal mirados por las enfermeras, por los profesionales de la salud, que los acusan de estar contagiando”, afirmó.

Sobre la idea de que los qom son responsables de la pandemia, Nancy Sotelo, delegada del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), afirmó en el Chaco on line que la policía roció con alcohol a los qom y les gritaba que estaban “infectados”.

“Indios infectados, ustedes son unos malacostumbrados”, denunció.

Gobierno

En su nota, el diario Norte explica que el equipo interdisciplinario de la Guardia de Derechos Humanos informó la situación a la Fiscalía Especial en Derechos Humanos que también intervino en el caso.

Los familiares denunciaron que todos los detenidos fueron lastimados por personal policial, “quienes con impunidad y crueldad los trasladaron hacia la comisaría donde efectuaron torturas y tormentos de todo tipo”.

También informaron que las detenidas habían sufrido violencia sexual por parte del personal policial.

Por esta razón se dio intervención al equipo especializado de la Dirección de Violencias que, en conjunto con la Guardia de Derechos Humanos, concurrieron al domicilio de los damnificados donde se les tomó la denuncia formal, además de ponerse en contacto con la fiscalía en turno y la fiscalía especial en Derechos Humanos.

Qué dice la policía

El diario Norte reproduce la explicación que dio la policía sobre su accionar en Fontana.

“Dos hombres y dos mujeres atacaron la comisaría Tercera de Fontana. Tras los disturbios, dos agentes terminaron en el hospital Perrando”, afirmó la fuerza.

Todo había comenzado, según la fuerza, “pasada las 4.30” cuando “un grupo de personas arremetió contra la dependencia policial tras arrojar objetos contundentes”.

No se explica la razón del ataque de los integrantes de la comunidad qom a la comisaría.

“Los agentes iniciaron un operativo para calmar la situación. Logrando, luego de unos minutos, reducir y detener a los agresores”, agrega la explicación.

Como resultado de esos incidente, dice la explicación, dos agentes terminaron heridos y debieron ser trasladados al hospital Julio C. Perrando.

Luego, varias personas volvieron frente a la seccional policial, donde se produjeron incidentes otra vez.

Los policías heridos sufrieron “traumatismo con excoriación en pierna derecha” y “traumatismo en tobillo derecho”.

Según explica el diario Norte, en el video se ve que la lesión de ese policía en la pierna habría sido cuando pateó la puerta y la rompió (al ingresar a la casa de los acusados).

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *