Caraguatay. María pasó los 109 años gracias al amor de una familia postiza.

Este 25 de Mayo, María Rodríguez cumplió 109 en un asilo de Montecarlo pero es  de Caraguatay.

La longeva mujer recibió la jubilación el año pasado, trámite que fue posible primeramente gracias a personas que se ocuparon de ella.

Hace 20 Años, la familia Peyer de Caraguatay la cobijaron y cuidaron, no siendo parientes.

Selfie de Verónica, nieta de Helena, junto a Maria, la bisabuela postiza.

 

 

Una Historia de amistad y amor.

María Rodríguez tuvo un compañero, Cirilo Robledo quien falleció hace muchos años atrás. Ya en aquel entonces Helena ya los conocía y muy bien a María.

Maria quedo sola y ya en edad muy avanzada; pero nunca Helena Scheeren, cabeza de la familia Peyer, la abandonó.

La entonces  joven vecina Helena,  siempre la visitó y hasta que un día María,  entre esas charlas de mate y mate, descubrió que ya “Helenita” no venía sola; ¡Helena estás embarazada!, le mencionó María.

Lo que la mujer  no sabía, es que se venía un guerrero que formaría una familia y que, también,  cuidarían de ella.

Cirilo, Helena, María y el pequeño que fue adivinado por María.

Con los años los hijos de la protectora, el ángel que cuido a María Rodriguez, se contactaron con el Anses y fue entonces que Rodrigo Molina y Roxana Redero, funcionarios de Anses Udai Eldorado hasta el 2019, viajaron a Caraguatay para solucionar la situación de la longeva mujer.

Helena Scheeren, regando su huerta. Luego de cuidar 20 años en su casa a María. Hoy dedica tiempo al cuidado de su salud personal mientras María es cuidada en un asilo. Helena siempre visita a María.

 

Sin documentos, María nunca pudo acceder a ningún beneficio.

Los trámites  dieron el derecho de jubilación a María , quien gracias al dinero, hoy pasa sus días en el asilo San Roque, en Montecarlo.

Su familia adoptiva siempre va a visitarla. Helena, su hijo Guille junto a su esposa Alejandra y los hijos de estos, Veronica, Juan y Mikael siempre la siguen rodeando.

María es feliz y pasa sus días con tranquilidad y rodeada de mucho amor, transitando sus envidiables 109 años, toda una suma de historia del alto paraná misionero.