ELDORADO. Construyen un “lomo de burro” sobre calle Alemania para “conductores burros”.

El fracaso de la sociedad en el respeto a las normas viales conlleva castigos desde el Estado a los conductores, sean concientes o no, en el acatamiento a las reglas del tránsito.

La construcción de cada “lomo de burro” supone la coexistencia de conductores burros con un Estado burro. No es un festejo su existencia, si no una muestra de la tipología de conductores a los que la sociedad se enfrenta.

Sobre la calle Alemania, a metros de si intersección con la calle Dr. Prieto, hacia el Este. se construye un lomo de burro de acuerdo a las Ordenanzas vigentes, en cuanto a la modalidad de su realización.

El “lomo de burro” se denomina ahora paso elevado y permite que los conductores de silla de rueda puedan trasponer la calle sin necesidad de encontrar ningún obstáculo entre una vereda y la otra.

La construcción del lomo de burro o paso a nivel(llámese como se quiera), se realiza en dos etapas: la mitad de la calzada ha finalizado y el día viernes o lunes de la semana venidera se habilitará ese sector, que se encuentra en el veril Norte y se clausuará el veril Sur y empezará la construcción de la otra mitad.

Construcción de vereda

En ese mismo sector, sobre la vereda del veril Norte, se construirá las veredas faltantes, que se encuentran totalmente deterioradas e inutilizadas por su estado calamitoso para el peatón.

Constituyen aproximadamente 60 metros y el “Papá Estado” hará lo que los vecinos frentistas no hacen: hacerles sus vereditas. Y eso, que esa zona, sus propietarios cuentan con recursos para hacerlos pero la avaricia y el egoísmo pueden mas.

Increíblemente, el estado de deterioro y abandono es total y el reclamo de vecinos de hace años demuestra la clase de sociedad que el eldoradense construye en no hacer una mejor ciudad para todos.

En uno de los inmuebles donde la vereda está “un descajete”, tiene colgado un cartel de una inmobiliaria, donde se alquila la casa, como muestra de que hasta los anteriores inquilinos pareciera importarle poco el estado calamitoso de la vereda y parte de su construcción.

Otro “lomo de burro”

Luego de la finalización del reductor de velocidad de ese lugar, sobre la calle Alemania e intersección con la calle Christiansen, se realizará otro “lomo de burro” para detener a los vehículos con alma de “pisteros”.

Para festejar

No hay nada para festejar en lo que el municipio destina recursos para vecinos antisociales y para conductores bárbaros aplicando medidas bárbaras.

Estas obras, tanto de los reductores de velocidad como de las veredas, demuestra el fracaso de la sociedad de la ciudad que no hace el esfuerzo de mejorar el aspecto.Sí cabe resaltar que hay vecinos que bregan en ello, pero puede mas el egoìsmo en ello.