IGUAZU. Un colectivo de turistas en la Aduana fué puesto en cuarentena por sospecha de coronavirus.

Un micro de la empresa de turismo AGM Tours fue aislado en la zona de frontera del puente Internacional Tancredo Neves que une Puerto Iguazú con Foz do Iguazú, a la espera de que el sistema de salud del vecino país se prepare para recibir a los turistas y activar el protocolo ante la sospecha de un caso de coronavirus en uno de los visitantes de nacionalidad oriental, tal como lo indica el protocolo del Ministerio de Salud.

La situación se desencadenó cuando un pasajero del grupo de turistas de la guía de nacionalidad brasileña de nombre Ana, se descompensó en el balcón de la Garganta del Diablo y debió ser asistido por los médicos del área protegida quienes determinaron que el paciente tendría síntomas compatibles con coronavirus.

En ese momento se activó el protocolo y se supo que los turistas estaban alojados en Foz do Iguazú. Es por ello que desde Parques Nacionales dieron aviso a Migraciones quienes elevaron la comunicación a todas las instituciones en el lugar y cumplieron las órdenes de retener y aislar al contingente hasta que se dieran a conocer los resultados o el vecino país estuviese organizado para recibir el micro.

Según indicaron fuentes consultadas, Migraciones tenía la misión de realizar la carga diferida de los datos para realizar los trámites migratorios de los turistas ya que los pasajeros no podían salir del vehículo porque los trabajadores de la zona primaria aduanera no cuentan con la indumentaria necesaria para tomar contacto con personas que podrían estar infectados con el virus. No obstante, debieron esperar la autorización desde el Ministerio de Salud para permitir la salida de los turistas del país la que fue otorgada dos horas después.

El ministro de Salud de Misiones, Oscar Alarcón, indicó que “se actuó según protocolo y las autoridades sanitarias de Brasil no lo tomaron como caso y procedieron al control y monitoreo del paciente, nada más”.