SAN PEDRO. El atentado al Guardaparque Jorge Bondar tiene tinte mafioso del tráfico de madera nativa.

La comunidad sanpedrina y, en especial colegas, amigos y familiares repudian el atentado incendiario  que sufrió en la madrugada del pasado martes el guardaparque Jorge Bondar y su familia, luego de que la vivienda en la que residen en San Pedro, fuera rociada con combustible y solo no fue consumida por las llamas por el rápido accionar de los vecinos, bomberos y policía. Estiman que el hecho estaría vinculado con procedimientos contra la actividad ilícita de madera.
Bondar se encontraba descansando junto a su familia, cuando pasada las dos de la madrugada de este martes 3 de marzo, escucho una explosión, terrible fue la reacción al intentar salir de la vivienda y notar que la misma se estaba incendiando; la respuesta por auxilio fue inmediata lograron apagar el incendio salvando la casa, no así, el vehículo que fue consumido por las llamas, a razón de un acto de cobardía contra un funcionario del estado que hace más de 20 años se desempeña como guardaparque cuidando la naturaleza y velando por la preservación de los recursos.
El hecho es repudiado por gran parte de la sociedad, que así como el damnificado, muestran preocupación y solicitan una investigación imparcial para dar con los responsables del hecho. Bondar reconoció lo riesgoso de la profesión estando en servicio, situación que no debería trasladarse a la vida personal de cada uno “Una cosa es correr riesgo en las funciones mismas pero otra cosa es tener que soportar ese vil ataque contra tu patrimonio, contra tú familia, es gravísimo. En lo cotidiano nos vivimos enfrentamos a ciudadanos que trabajan de forma ilegal por lo que atribuimos el ataque a un apriete en consecuencia de algún procedimiento”.
Si bien el damnificado aseguró no haber recibido amenazas, más allá de algún cruce de palabras que suelen ser normales durante los procedimientos, en la vida cotidiana el gurdaparque se enfrenta a pescadores ilegales, cazadores furtivos armados y personas que trabajan de forma irregular con la madera, que sería uno de las ilegalidades más rentables, por lo que, todo apunta a que el ataque estaría relacionado con la extracción de madera, más aun teniendo en cuenta que Bondar tiene a su cargo la administración de la Reserva Biosfera Yabotí.
Esta fue la primera vez, desde que está en funciones, que sufre un hecho de estas características por lo que espera que la justicia intervenga para conocer y penar a los autores del intento de homicidio para garantizar la continuidad en servicio “Estamos muy preocupados pero con ánimos de seguir trabajando en San Pedro, no vamos a dar el brazo a torcer ante un vándalo homicida que nos roció la casa con combustible por un procedimiento realizado en funciones siempre respetando la integridad del infractor” señalo Bondar.
El guardaparque aprovecho para agradecer a cada una de las demostraciones de acompañamiento.
Fuente: El Territorio