ELDORADO. Dos nenas de.13 y 14 años están embarazadas por abuso intrafamiliar.

Los dos casos que salen a la luz fueron denunciados con poca diferencia horaria en la Comisaría de la Mujer de la ciudad de Eldorado, ubicado sobre la Avenida San Martin, km 4 de esta ciudad.

Dicha repartición inició los dos sumarios a raíz de los abusos sexuales intrafamiliares que sufrieron dos nenas de 13 y 14 años. Los estudios médicos establecieron que las víctimas están embarazadas de tres y cinco meses.

El primero de los hechos fue denunciado por una mujer que reside en el barrio Virgen de Paticuá, cerca de la costa del río Paraná. En su presentación, contó que llevó a su hija adolescente a una consulta médica debido a los fuertes dolores abdominales que venía padeciendo en los últimos días.

Como primer medida, desde el Hospital Samic derivaron a la víctima y su madre al Centro de Protección de la Mujer (CEPROMU), donde ambas recibieron contención. Alli, con la asistencia de psicólogas, la chica contó que había sido abusada sexualmente en varias oportunidades por el hermano de la pareja de su mamá, un joven de 29 años.

Desde el Juzgado de Instrucción notificaron a la adolescente y a su madre que podían solicitar la interrupción del embarazo por tratarse de un abuso, pero la chica manifestó su decisión de seguir adelante con la gestación.

La jueza de Instrucción Nuria Allou no ordenó la inmediata detención, sino la notificación del inicio de la causa y la prohibición de acercarse a la nena. En caso de no cumplir con esa disposición, será apresado. El joven habría escapado a Paraguay y la Policía lo considera prófugo.

El otro caso se conoció apenas unas horas después y fue denunciado por la abuela de una adolescente de catorce años. La presentación ante la Comisaría de la Mujer se produjo luego que los médicos confirmaran que una adolescente de catorce años está embarazada de cinco meses.

 

Cuando la mujer le pidió explicaciones a su nieta, ésta relató una serie de abusos por parte de su padrastro.

La abuela relató que en diciembre del año pasado, su nieta fue echada de su hogar tras mantener un fuerte encontronazo con su padrastro. La adolescente fue a vivir con su abuela pero en un primer momento nada dijo de los abusos que había sufrido por parte de la pareja de su mamá.

En este caso, la chica también rechazó la posibilidad de aplicar el protocolo ILE y afirmó que seguiría adelante con el proceso de gestación.

La jueza Allou ordenó el allanamiento de la vivienda del acusado y también la detención, que se concretó ayer en horas de la tarde.