CLIMA. Según diario británico, la temperatura en Antártida llegó a los 20º y es récord.

Científicos brasileños que siguen de cerca la temperatura en Isla Marambio habrían registrado, el 9 de febrero, un récord de 20,75ºC.

La Tierra acaba de tener el enero más caluroso desde que comenzaron los registros. La temperatura global promedio 2.5F por encima del promedio del siglo XX y en la Antártida comenzó en febrero con varios picos de temperatura.

Pingüinos de barbijo en la Antártida, que el fin de semana rompió el 20C por primera vez en su historia.
 Pingüinos de barbijo en la Antártida, que el fin de semana rompió el 20C por primera vez en su historia. 

El mes pasado fue el enero más caluroso registrado en la superficie terrestre y oceánica del mundo, con temperaturas promedio que superaron cualquier cosa en los 141 años de datos en poder de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Las temperaturas récord en enero siguen a un 2019 excepcionalmente cálido, que se ha clasificado como el segundo año más caluroso para la superficie del planeta desde que comenzaron las mediciones confiables. Los últimos cinco años y la última década son los más calurosos en 150 años de mantenimiento de registros, una indicación del ritmo creciente de la crisis climática.

Según Noaa , la temperatura promedio mundial de la superficie terrestre y oceánica el mes pasado fue de 2.5F (o 1.14C) por encima del promedio del siglo XX. Esta medida superó marginalmente el récord anterior de enero, establecido en 2016.

Se sintió un pulso de calor inusual en gran parte de Rusia, Escandinavia y el este de Canadá, donde las temperaturas eran de 9F (5C) increíbles por encima del promedio o más. La ciudad sueca de Örebro alcanzó los 10.3 ° C, su temperatura más alta desde 1858, mientras que Boston experimentó el día más caluroso de enero, a 23 ° C (74 ° F).

Mientras tanto, la Antártida comenzó en febrero con varios picos de temperatura. El continente polar sur rompió 20C (68F) por primera vez en su historia el 9 de febrero , luego de otro máximo anterior de 18.3C solo tres días antes. Los científicos llamaron a las lecturas “increíbles y anormales”.

Noaa dijo que los cuatro enero más cálidos registrados han ocurrido desde 2016, mientras que los 10 enero más cálidos se han producido desde 2002.

Los gobiernos del mundo acordaron en 2015 mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 ° C, en comparación con la era preindustrial, para evitar inundaciones desastrosas, inseguridad alimentaria, olas de calor y desplazamiento masivo de personas.

Sin embargo, las emisiones de la actividad humana que calientan el planeta no muestran signos de disminución, y mucho menos los profundos recortes necesarios para cumplir con el objetivo de 2C y abordar la crisis climática. Según los científicos, el mundo debe reducir a la mitad sus emisiones para 2030 para tener alguna posibilidad de evitar un desastroso colapso climático.

Polémica entre Argentina y Brasil

Para los expertos argentinos del Centro Meteorológico Antártico Marambio conviene tomar con pinzas la información recabada por esos investigadores y difundida por el medio británico The Guardian. Según explicó desde Base Marambio Viviana López, jefa de ese servicio, “el dato podría no ser fidedigno. En cambio, el dato oficial medido en abrigo meteorológico correspondiente al 9 de febrero fue de 15,5ºC a las 16 horas”.

Sin llegar a los 20ºC, unos días antes, el 6 de ese mes, la máxima había alcanzado 15,8ºC, un récord suficientemente alto en comparación a otros febreros, lo que para los expertos argentinos podría ser una consecuencia negativa del calentamiento global. Cabe recordar que las temperaturas “esperables” en la Antártida para esta época del año oscilan entre 1ºC y -4ºC.

Pero, ¿por qué tanta diferencia entre lo registrado de manera oficial y los datos de los brasileños? ¿Se impulsa cierto alarmismo? Según López, “si bien es cierto que hay efectos de la geografía del lugar que podrían generar diferencias, al estilo de las que ocurren en la ciudad de Buenos Aires, donde uno puede registrar 30ºC en Villa Ortúzar y 25ºC en Aeroparque como efecto de la brisa costera, en este caso hay que ver de qué manera tomaron la temperatura estos investigadores”.

 

 

 

 

 

 

La meteoróloga aclaró que “si tienen un termómetro al que le da el sol, por ejemplo, la temperatura se va a ver influenciada por la radiación”. Y si se tratara de una estación meteorológica automática (lo que para ella es altamente probable), “es complejo porque no se sabe cómo está calibrada… hay muchos fenómenos que podrían influir, generando distorsiones en la medición”.

Por lo pronto, la información difundida por The Guardian proviene del equipo Terrantar, un proyecto del Gobierno de Brasil que monitorea el impacto del cambio climático en lugares como la Antártida. Desde esa entidad aclararon que los registros que tomaron “deberán ser confirmados por la Organización Meteorológica Mundial, pero son consistentes con una tendencia más amplia en la península y las islas cercanas, que se han calentado casi 3ºC desde la era preindustrial, una de las tasas más rápidas del planeta”.