POLEMICA: Policía Militar brasileña ingresó al centro de Bernardo de Irigoyen fuertemente armado tras contrabandistas.

El hecho sucedió en la localidad misionera  de Bernardo de Irigoyen,  en horas de la tarde de este lunes 27, persiguiendo, aparentemente, a un comerciante de esa ciudad por descargar cajas de vino desde el lado argentino hacia el vecino país.
Los Policías Militares, armados con armas largas, ingresaron hasta el centro  comercial de la localidad, abrieron la puerta de una camioneta cerrada de transporte en busca del supuesto contrabandista.
Los transeúntes polemizaron con los policías brasileños por la alta velocidad con que ingresaron y la presencia de muchas personas en los alrededores.
Uno de los policias braaileros explicaba a viva voz que tenían autoridad para estar ahí en esas circunstancias.
Luego de ello, se retiraron del lugar, sin precisar si produjeron o no un arresto.
Se hizo presente la Policía de Misiones mientras duró el operativo policial brasilero, quienes también se retiraron del lugar.
Convenio escudo

Los ministros de Seguridad del Mercosur acordaron este jueves que sus policías podrán cruzar las fronteras hacia los otros países miembros del bloque cuando estén persiguiendo criminales en fuga. Para entrar en vigor, el acuerdo sellado en Foz de Iguaçu debe ser ratificado por los gobiernos y los legislativos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, según la normativa interna de cada uno.

En principio, el límite para adentrarse en el territorio de los vecinos —en coordinación con el país de destino— será de un kilómetro. Pero pueden establecerse otros límites en acuerdos bilaterales, según el texto del acuerdo que incluye varias medidas de cooperación entre las fuerzas policiales del bloque.

En noviembre del año pasado en Foz do Iguaçú, los ministros de Seguridad del Mercosur acordaron que sus policías podrán cruzar las fronteras hacia los otros países miembros del bloque cuando estén persiguiendo criminales en fuga.
En el contexto de una persecución, para atravesar la frontera los agentes y vehículos policiales “deben estar debidamente identificados”. En caso de sufrir ataque, “podrán repeler esas agresiones sólo si las autoridades policiales del país donde se está realizando la persecución no acudieron aún”, añade el acuerdo.
De ese convenio se escuda la autoridad brasileña sobre su accionar en tierras argentinas, pero claramente habla de criminales en fuga.
Se desconoce si el Convenio fue ratificado por el Congreso Argentino.