Tres turistas misioneros heridos al ser chocados de frente en la BR 282.

Tres de los cinco ocupantes de un Chevrolet Corsa oriundo de Posadas, Misiones sufrieron fracturas luego de colisionar de frente en la BR 282, en cercanías a Campos Novos,  Sabta Catarina, Brasil.

.Itatí Suárez, ocupante del vehículo Corsa, dio detalles del accidente en una radio de Posadas.

La familia posadeña no pudo concretar las vacaciones luego de encontrarse de frente con otro auto en plena BR 282, en cercanías a Campos Novos, ruta muy utilizada por los misioneros al dirigirse a las playas del litoral catarinense.

Tres de los cinco ocupantes del Chevrolet Corsa terminaron con lesiones. Casualmente, los tres lesionados son los adultos. Los dos niños, de 4 y 9 años no sufrieron lesión alguna.

En horas de la noche de ayer y con la familia completa, el joven de 24 años que manejaba no pudo evitar al Onix que quiso sobrepasar un camión sin espacio para ello.

Itatí Suárez, una de las accidentadas,  explicó cómo fue el siniestro. “Gracias a Dios estamos con vida. Hace un rato salí de cirugía, salió todo bien, estoy estable, me rompí la rodilla. Los chicos que viajaban están estables, un menor de 4 y otro de 9, no les pasó nada. A mi mamá sí le pasó, sufrió un golpe en la cabeza”, contó.

“Mi pareja tiene fractura de hombro, un brazo y fracturas en la cabeza. Estamos todos con vida, lo único que pido, que puse en redes, es nunca pasar un camión sin tener la precaución”, continuó Itatí, todavía en shock.

“Pasó que un auto quiso pasar un camión y no le dio el tiempo y nos chocó. Yo escuché que mi pareja gritó y sentí el impacto. El auto se abrió para pasar y nos pegó de una. Fue un griterío, yo tenía la pierna rota y así y todo pude juntar los papeles”, explicó respecto al momento posterior.

“Están todos conscientes, no estamos juntos porque lo mío no es tan grave, ellos tienen fractura de cráneo. Estoy intentando comunicarme con ellos y están bien, estables. La única con fractura grave es mi mamá”, detalló Itatí, quien confirmó que viajaba con su pareja, con su mamá y sus dos hijos rumbo a la costa atlántica.

Respecto al lugar donde se encuentra internada, contó que “en este lugar son unos genios, nos atendieron súper bien. Todas nuestras cosas quedaron en el auto y ellos se solidarizaron y consiguieron ropa para los chicos. Mi hijo más chico levantó fiebre por el shock, entonces cuando le cortaron la ropa después la trajeron una nueva”, concluyó.