BASQUET. Argentina, con gran pasión, le ganó a Francia y está en la final.

El capitán argentino, Luis scola, de 39 años, destrozó a Francia con 28 puntos y 13 rebotes. Fantástico Campazzo un día más. Es la tercera final mundialista de los argentinos y el domingo jugará por el título de la Copa del Mundo contra los españoles.

La selección argentina dio otra muestra de carácter y de crecimiento. Y emociona. Jugando en un altísimo nivel se metió en la final del Mundial de China 2019 al superar a Francia 80-66, en un partido que dominó de manera absoluta en el Wukensong Sports Arena de Beijing.

Será la tercera final que asumirá Argentina en la historia de la Copa del Mundo. Jugó y ganó la definición, de local, en 1950; y perdió el recordado partido final con Yugoslavia en el Mundial de Indianápolis 2002.

“Tenemos que imponer nuestro estilo de juego, de correr. Francia tiene más juego de cinco contra cinco”, pronosticó en la previa Sergio Hernández. Y el inicio se dio como lo diseñó Argentina.

Luis Scola, con cinco Mundiales en el lomo y conocedor de esta clase de partidos, mandó. Fue amo y señor. Y dominó con 28 puntos y 13 rebotes.

Desde el salto inicial, Argentina se adueñó del partido con la marca. Aunque el equipo nacional tiene una de las defensas del Mundial, sorprendió a Francia en el arranque. A los galos le costó tirar al aro, mientras Scola anotó en corrida para sacar ventaja 10-2.

Campazzo, clave atrás, aportó 5 puntos y el seleccionado se quedó con el primer capítulo por 21-18.

El entrenador francés Vincent Collet probó y probó cambiando el quinteto en cancha buscando equipararse con la energía argentina. Aprovechó que la selección estaba sin Campazzo, y se puso adelante: 24-23 en 2’43 del segundo cuarto.

Volvió el base cordobés al parqué, Argentina recuperó su intensidad defensiva y respondió con un parcial de 8-0 y recuperó el mando 31-24, sacando ventaja con sus corridas.

Argentina siguió siendo el dueño del partido porque manejó los tiempos e incomodó a los galos que no pudieron imponer el fisico, y apeló más al individualismo de su goleador Evan Fournier (9 tantos) para mantenerse cerca en el tanteador.

El equipo de Hernández, muy claro en sus ideas, cerró mejor y con un triple de Campazzo se fue al descanso ganando 39-32.

Nunca bajó la intensidad. Jamas aflojó con la entrega el elenco nacional. Lo forzó a Francia a confundirse, a jugar incómodo. Y además siempre encontró a un jugador para anotar.

La selección llegó a sacar 15 de ventaja, mientras crecía la frustración de los franceses, que se reflejaba en el rostro de los jugadores y de su entrenador. Con mucha claridad, Argentina mantuvo el mando 60-48 cerrando el tercer segmento.

En el cuarto final siguió con el plan de juego, sin dejar entrar en ritmo al seleccionado europeo. Y cada vez más dominador, llegó cómodo a la victoria para sacar pasaje a la finalísima.

Manu Ginoili, junto a Kobe Bryant lo vió muy electrizado con la actuación del seleccionado nacional.

Ahora Argentina y España se verán las caras en la final que se disputará el domingo 15 de septiembre, desde las 9 de la mañana (hora argentina).

El encuentro podrá verse por TyC Sports, la TV Pública y DirecTV Sports.