IGUAZU. El MRP acampa en el mismo lugar de las agresiones a turistas y Gendarmería tiene orden de impedir nuevos cortes.

Luego de la feroz agresión propinada a un turista por parte de decenas de manifestantes que impedían el pase de vehículos por la traza de la Ruta Nacional Nº 12, altura km 5 de esa ciudad, los manifestantes que responden al Movimiento de Resistencia Popular(MRP) acampan en el lugar y determinan los pasos a seguir.

Los manifestantes reclaman a la Municipalidad de Iguazú a que retiren la Tasa de Abasto que graban a los productos de alimentos que integran la canasta básica familiar.

Las agresiones registradas por diversas imágenes trascendieron hacia la provincia y también fueron publicadas profusamente por medios nacionales y del extranjero.

Sobre los reclamos que se dirigen exclusivamente al Municipio regido por el médico Claudio Filippa, no ha habida acercamiento ni negociación, como tampoco de funcionarios de la provincia o federal.

Se prevé que en el transcurso del día se registren cortes de una calzada por 30 minutos y luego, levantarán el corte de media calzada y lo harán en la otra calzada.

Orden de no cortar la ruta

Desde el Juzgado Federal de Eldorado se ha indicado a las fuerzas federales que se encuentran apostados en el lugar a que se impida realizar cortes de ruta, como así garantizar la seguridad de los turistas que transiten por el lugar, luego de la agresión padecido por uno de ellos por parte de los manifestantes.

El Juzgado Federal ha indicado que deberán evitarse, incluso, aprestos de iniciar corte de ruta, como así individualizar y detener al que iniciare o cortare la traza de la RN 12.

Las indicaciones que partieron desde el Juzgado Federal, a cargo del Dr. Miguel Guerrero, fueron notificados a los efectivos de la policía de Misiones y al Escuadron Nº 13 de Gendarmería Nacional de Iguazú.

Habló el turista brutalmente golpeado.

Cristian Gante, de 35 años, de Avellaneda, Provincia de buenos Aires,  es el turista brutalmente golpeado. “La saqué barata”, declaró, y denunció que los tuvieron de rehenes. El mismo estaba con su familia cuando fuera agredido.

“Al llegar nos dijeron que no se podía pasar con autos. El taxi que nos llevaba al aeropuerto nos dejó y dijo que habría otro esperándonos al otro lado. Cuando llegamos a la manifestación había gente en medio del piquete, no los dejaban mover ni al otro lado ni volver. Estábamos como rehenes en el medio”.

De un momento a otro, “se puso caliente la cosa”, relató, y los manifestantes abrieron un corredor peatonal por el que Cristian no tuvo más opción que pasar, para no perder el vuelo. “Tenía que llegar para trabajar y mi esposa también. Caminé 10 metros y me empezaron a seguir, en el medio me cruzaron, me pude defender de uno y después no me acuerdo más nada”.

El turista de 35 años -que trabaja en un negocio familiar y estudia la carrera de Farmacéutico- se enteró de los golpes que le propinaron con un casco al ver el video. “Creo que hasta uno de los piqueteros me sacó para que no me pegaran más, la verdad la saqué barata”.

El vacío de autoridad fue notorio, reconoció. La Policía “no se podía meter”, los manifestantes “decidían quién entraba o salía”, y los efectivos decían que, en la ruta, era Gendarmería la que tenía jurisdicción para actuar. Pero tampoco ellos intervinieron, según Cristian.

Los manifestantes “cantaban ‘se joden, se joden’, contra el turismo, siendo que muchos viven del turismo”, añadió. “Gendarmería decía que no podía hacer nada, que ningún juez había ido ni tomado el caso”, agregó, y desmintió: “La Policía no se metió nunca. Eran dos, que tenían más ganas de irse que de estar ahí”.

Recibió varios golpes y contusiones en la cabeza y el cuerpo, que alcanzaron a atenderle médicos de urgencia en el aeropuerto, antes de abordar su vuelo de regreso, que ya partía.