SANTA ANA. Padre falleció mientras velaba a su hijo de 16 años asesinado de un balazo en la cabeza.

Mientra continuaba la conmoción por el asesinato del adolescente de 16 años, quien fue ejecutado de un balazo en la cabeza a cuatro cuadras del centro de la ciudad, el padre del mismo falleció luego de descompensarse en el velorio de su hijo.

El fallecido, identificado como Víctor Fernando Márquez Dos Santos, de 66 años de edad, se descompensó en el velorio de su hijo y o pudo ser reanimado.

Su hijo, de 16 años, fue encontrado por un vecino, frente a la Escuela de Comercio 10, donde cursaba el segundo año. Tenía una herida de bala en la cabeza con orificio de entrada en el ojo derecho y salida en la región parietal izquierda del cráneo, con consecuente pérdida de masa encefálica.

Consecuente a los hechos, en la jornada de este lunes el dolor en su familia se extendió ya que su papá, Eriberto Márquez Dos Santos se descompensó cuando daba el último adiós a su hijo y pese a las tareas de reanimación de profesionales de la Salud falleció producto de un paro cardíaco.
Su padre, a las pocas horas de fallecido de fallecido su hijo, había manifestado que su pareja y madre del menor asesinado, los había abandonado cuando eran chicos y los había criado solo, haciendo el trabajo de mamá con ello y dándole valores de vida y por ello los mandaba a estudiar. El dolor y la impotencia del trágico homicidio hicieron una desconpesación en el padre y que le ocasionó también su muerte.