SOCIEDAD. Preocupante condición de detenidos y presos en Misiones con casos de tortura.

Asfixia y golpes de puños, violentas requisas, enfermos sin tratamiento, comida en mal estado y hacinamiento. Son algunas de las características que la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura relevó en el último informe respecto de la situación de los detenidos y presos en Misiones.
Prácticas inhumanas y degradantes fueron el eje central, y la mirada estuvo puesta en los integrantes del grupo interdisciplinario en la Brigada Investigaciones, quienes serían- según el documento presentado en la víspera- los que más atrocidades realizan contra los reclusos.
En la quinta sesión del Consejo Consultivo de la Comisión, realizado ayer en el salón del Colegio de Abogados de Misiones, se presentó un extenso y detallado informe basado en relevamientos, visitas sorpresivas y denuncias.

Rubén Fernando Genesini, vicepresidente a cargo de la presidencia, fue quien dio inicio a la jornada, que contó con la presencia de representantes del Superior Tribunal de Justicia, Policía de la Provincia, Legislatura, Derechos Humanos, entre otros organismos.

Información o tortura

Eduardo Scherer, secretario de la comisión, leyó el tajante informe en el cual se detalló que “en comisarías, se ha detectado que las detenciones son violentas, derivando en golpes, torturas, en muchos casos se han podido identificar a los policías que realizan estos procedimientos, pudiendo esta comisión iniciar los protocolos de investigación y documentación de los casos”.
Asimismo, sobre la retención de los detenidos, “surge que luego de producida la detención, la Brigada retiene largas horas a los detenidos, para luego ser llevados a lugares alejados y bajo fuerza de hostigamientos y golpizas, tratan de extraer información respecto al ilícito”.
“Las modalidades de tortura que se han relevado son golpes de puño, patadas en todo el cuerpo, asfixia con agravantes como ser estando esposados, arrodillados o de espaldas”, agrega el documento.
En cuanto a las requisas, se planteó que se utiliza la violencia también derivando en torturas y rotura de objetos personales e incluso se utilizan gases lacrimógenos o pimienta.
Al mismo tiempo, Scherer se refirió a la modalidad de sanciones grupales por contener elementos prohibidos, que son aplicadas a los detenidos y derivan muchas veces en restricción al agua potable, prohibición de tomar mate, la quita de ventiladores y sillas y disminución de días de visita.
“Sabemos que hay 9.000 efectivos y que no son todos los policías los que tratan mal. Pero muchas veces los comisarios aflojan con la Brigada o con el GIR (Grupo de Intervención Rápida). La Brigada se excede en cuestiones y hay que poner un freno, este organismo está casi fuera de la ley, tiene una autonomía de movimiento preocupante”, afirmó Genesini.
A esto, la respuesta de José Mazur, jefe de la Policía, fue que “se designó un supervisor que informa las novedades, una supervisión permanente en cada unidad. Se fueron corrigiendo cosas”.
“Teníamos problemas con las fugas y con la supervisión lo hemos corregido”, añadió.

No obstante, desde la comisión dejaron al descubierto una metodología utilizada por la Brigada: “La unidad detiene a una persona, el médico le atiende, le hace un certificado y después pasa por otro lugar donde recibe una golpiza y lo llevan a la comisaría. El comisario se encuentra con un certificado médico que dice que está en buenas condiciones y nosotros constatamos en un caso que la persona estaba realmente mal”, detalló Genesini.

Salud y alimentación

La comisión detectó – según el informe- que la asistencia en salud de los privados de libertad es deficiente. Determinaron que se ocasionan demoras en las primeras atenciones y en la provisión de medicamentos e intervenciones especiales.
“Se desprende del informe enviado a esta comisión por la División de Sanidad del Servicio Penitenciario Provincial que hay un total de quince personas privadas de libertad que se encuentran con el diagnóstico de tuberculosis. En la Unidad Penal de Loreto hay cuatro casos, en Oberá tres casos, en Eldorado seis casos, en Posadas un caso y en Cerro Azul un caso más”, detalló Scherer.
Y añadió: “Surge de los monitoreos en las unidades penitenciarias que los protocolos sanitarios establecidos no se cumplen, ya que los pacientes son enviados a los pabellones de resguardo donde comparten el espacio con otros privados de libertad que son enviados a estos pabellones como medidas cautelares o de sanción, siendo pasibles de contagio”.
En tanto, el diputado Rafael Pereyra Pigerl puntualizó en que si bien se cuenta con médicos policiales, muchas veces deben atender en lugares que no son los adecuados.
“En cada comisaría o lugar de detención debería haber un lugar con una camilla para que la persona pueda ser revisada”, afirmó.
La cuestión de la alimentación fue expuesta como uno de los agravantes más denigrantes, puesto que de acuerdo a lo que relevó la comisión, “en las comisarías no está garantizada la comida, porque la provisión sólo ocurre en las comisarías donde se encuentran las unidades penitenciarias, como ser Oberá, Cerro Azul, Posadas y Eldorado. En el resto, la provisión de comida queda a cargo de la visita de los familiares, amigos o de la buena voluntad de los policías”.

Francisco Souza, miembro de la comisión, adujo que “llega una comida a la comisaría que nadie de nosotros podría ingerir, porque es de los restos de las unidades penitenciarias, que de por sí ya es mala”.

El eterno hacinamiento

Repetidas veces se habló sobre el nivel de hacinamiento que hay en los centros de detención y comisarías de Misiones.
Uno de los factores clave tiene que ver con la inclusión de presos federales en cárceles provinciales, punto álgido de la reunión de ayer (más información en página 4).
No obstante, en el informe semestral presentado también se expuso que “esto repercute en la salubridad y seguridad de los detenidos”.
“Se encontró a detenidos en comisarías durmiendo en el piso e incluso turnándose para dormir, ya que por los espacios reducidos, sólo se permite estar de pie”, añadieron.
En este sentido, quizás una de las caras más fuertes es la de los pabellones de inimputables.
“La peor situación que una persona se puede encontrar es ahí. Los pacientes desnudos, no sabíamos si estaban durmiendo o estaban muertos y nos obligó a presentar un habeas corpus.  Se había logrado un pequeño avance con el anuncio del traslado de los inimputables al Hospital Carrillo y eso después se diluyó”, explicó Souza.

Señalaron además la extensión de las prisiones preventivas, que muchas veces llegan a ser de ocho a nueve años. De esta forma, son alojados en comisarías durante largos períodos en las condiciones deplorables antes descriptas.

Algunos datos

Modalidades. La comisión expuso que la Brigada utiliza como metodología los golpes de puños y patadas, agravados en muchos casos porque el detenido está esposado, de espaldas o arrodillado.

 Supervisores. Desde la Policía provincial afirmaron que se puso en marcha un sistema de supervisores en las unidades para que se informen los distintos hechos.

 Preventivas. Plantearon la necesidad de agilizar los procesos, teniendo en cuenta que hay detenidos que pasan nueve años en las comisarías sin condena, con prisión preventiva.

Actuaciones de la comisión

En la reunión de ayer se detallaron las actuaciones llevadas a cabo por la Comisión de Prevención de la Tortura debido a los malos tratos y hostigamiento en las dependencias. Entre ellas, se hicieron diez denuncias penales por apremios, 37 presentaciones judiciales por solicitudes de visitas o prisiones preventivas, además por primera vez se presentaron tres habeas corpus. También se recibieron 30 denuncias por escrito, siete denuncias personales de víctimas o familiares, nueve denuncias telefónicas y doce por vía mail o en la página web. Asimismo, se activaron 18 protocolos por maltratos, seis protocolos de actuación sobre medidas de fuerza, 24 informes de visitas a unidades penitenciarias y doce a comisarías.

En cifras

8

Unidades penitenciarias provinciales hay en Misiones: Oberá, Eldorado, Cerro Azul, Loreto, Puerto Rico y la de Menores, Mujeres y Procesados.

10

Denuncias penales realizó la Comisión contra la Tortura teniendo en cuenta que muchos detenidos prefieren no hacerla debido al temor a represalias.

15

Detenidos enfermos de tuberculosis constató la comisión, en tanto ninguno de ellos recibe la asistencia sanitaria correspondiente.

“Los federales ponen en crisis el sistema provincial”

Una de las críticas más fuertes  del informe de la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura se centró en el alojamiento de detenidos federales en unidades provinciales. Desde la Procuraduría Penitenciaria Federal, Germán Bordón explicó que se “trata de una gran preocupación, lo que vemos nosotros en nuestras visitas es la cuestión de los que llegan en mal estado de salud y no hay delimitación clara de las responsabilidades”.
“Nosotros les remarcamos a los comisarios que quienes están a cargo de la persona son responsables y lo que vemos es que hay una falta de voluntad de las responsabilidades”, señaló. Y aseveró que hay “una discriminación de los detenidos federales en las cárceles provinciales o comisarías”.
A esto, Liliana Picazo, ministra del STJ, puntualizó en que “hace años que se viene trabajando en lo mismo. Este punto de los federales es altamente crítico para el Servicio Penitenciario Provincial, como para la Policía”.
“No tenemos donde poner nuestra gente porque están saturadas las comisarías de federales y tienen otro tipo de reclamo y como política criminal es muy malo. Se juntan en los recreos las familias de federales y provinciales, y terminan siendo aguantaderos de ilícitos las casas de nuestros detenidos, eso está pasando, se hacen alianzas delictivas”, confirmó.
Al tiempo que añadió: “Más allá de eso, todo detenido en Argentina tiene el mismo derecho de satisfacer las necesidades mínimas, pero tenemos que hacer un reclamo de todos los poderes para solucionar el tema de los federales, porque pone en crisis el sistema penitenciario y el sistema policial”.
“La Policía Federal no tiene móviles y utilizan los móviles nuestros, hay una problemática general que tenemos que sentarnos a tratar, los jueces me dicen que no tiene donde detener gente, estamos saturados. Hay que plantear el tema y la Nación se tiene que hacer cargo de esta problemática o si no estamos en un callejón sin salida”, determinó.

En Eldorado

Este medio dió a conocer un hecho por abuso de autoridad de parte de la Brigada de Investigaciones y que fuera dado a conocer por el  Presidente de la Asociación de Taxis Eldorado Alejando Eduardo Ostapczuk  a extraprensa.com y publicado en fecha 25 de Junio
El martes 11 de junio fué detenido un taxista y el Presidente de dicha Asociación concurrió a la Brigada de Investigaciones para conocer el estado de su asociado, lugar donde ocurrieron situaciones que se encuentran formalizadas en la denuncia por abuso de autoridad y apremisos ilegales.
Link: http://www.extraprensa.com/2019/06/25/eldorado-taxista-denuncia-apremios-ilegales/
Fuente: El Territorio y Redacción.
Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *