WANDA. Detenido nuevamente el Secretario del Juzgado de Paz.

Claudio W., secretario del Juzgado de Paz de la localidad de Puerto Esperanza acusado por violencia de género, fue detenido nuevamente por la Policía de Misiones. Tal como había adelantado este medio, el hombre incumplió la orden de restricción de acercamiento a  su ex pareja, según la ampliación de denuncia hecha la semana pasada.
Fuentes policiales confirmaron que el procedimiento se concretó cerca de las 17.30 y el funcionario fue trasladado a Puerto Iguazú, donde se encuentra alojado.

Según se pudo indagar, el hombre quedará en esa condición hasta que se concrete la audiencia indagatoria por el delito desobediencia a una orden judicial. Además, será sometido a una pericia psicológica para determinar si comprende la criminalidad de sus actos.

El episodio denunciado se registró el sábado 6 de abril en el barrio Centro de Esperanza, donde reside Analía Lola Ritter, que es comerciante.

Según la denuncia, la pareja miraba televisión, y tras la recepción de un mensaje de texto al celular del empleado judicial, se inició un intercambio verbal entre ambos en el que el hombre le recriminó cuestiones de pareja de manera agresiva. Con el correr de los minutos, y en medio de la confrontación, el funcionario se volvió agresivo y atacó con golpes a su pareja.

“Me cacheteó en el living y después quise salir por atrás, ahí me agarró de los pelos de vuelta, yo empecé a gritar y me quería encerrar en el baño. Seguí gritando y ahí salí afuera”, detalló a este medio Ritter en su momento. Además, el empleado judicial huyó de la escena con documentaciones importantes de la mujer.

Claudio W. fue detenido el domingo y el lunes se dispuso su trasladado ante el juez Martín Brites, titular del Juzgado de Instrucción de Puerto Iguazú, donde fue imputado por lesiones leves calificadas por el vínculo en concurso real con hurto y amenazas. Entonces recuperó su libertad con la condición de que no se acerque a la víctima.

Sin embargo, el viernes pasado la mujer amplió su denuncia y aseguró que el empleado judicial pasaba todos los días frente a su casa para ir a las instalaciones de un emprendimiento familiar, siendo que podría utilizar caminos alternativos. Esto fue atendido por la fiscalía interviniente, a cargo del magistrado Horacio Paniagua, que pidió la detención.

A partir de esa ampliación de denuncia, también se concretaron a principios de semana allanamientos en la casa del empleado judicial y el titular del Juzgado de Faltas de Wanda,  Sergio Cabrera.

Allí se secuestraron los celulares de ambos, que serán sometidos a pericias.
Cabrera quedó involucrado en el hecho debido a que le había dicho a Ritter que si no retiraba la denuncia contra el secretario, no iba a recuperar un maletín con documentos el presunto agresor le había robado luego de la pelea señalada.

“Para mí que a vos te conviene retirar la denuncia, porque si Claudio va preso pueden desaparecen tus títulos”, habría dicho el juez a Ritter, según declaró la mujer.

Por esta razón el magistrado  fue citado a declaración indagatoria por el delito de extorsión y encubrimiento. La audiencia, en la que se imputará formalmente al magistrado, quedó pactada para el próximo miércoles. Fuente: El Territorio.