ELDORADO. La conciencia vial que nunca llega.

Desde este medio, siempre se hace campaña sobre la conciencia de lo que implica conducir un automotor, sea del tamaño que fuere: motocicleta, sedán, camioneta, camión, colectivo.

Todos ellos tienen un denominador común: son cosas potencialmente dañinos para todo el mundo: sea para el que conduce, sea para el que vaya de acompañante, sea para el peatón. Sea una persona de edad o sea un niño.

Estas fotos compartimos porque, desde acá, consideramos que podemos hacer a una Ciudad con una mejor conciencia vial, cumpliendo con lo que la Ordenanza de Tránsito indica y, con ello, evitar los accidentes que damos cuenta y que tanto nos duele.

El cambio es cultural o es el Estado el que debe sancionar

Tal vez deberíamos pensar que tan preparados estamos para poder comenzar por nosotros esos cambios de hábitos o si solo nos conformamos que controle el Estado.

El rol del Estado es indiscutible, prevenir, controlar, sancionar, y concientizar.

Y ¿el rol ciudadano?, ¿el del individuo?.

Comencemos por comprender que pequeñas acciones hacen la diferencia. No llevar a niños o menores en moto. Usar casco como protección en la cabeza y prendido. Respetar los semáforos. Adelantarse siempre del lado del conductor y otros.

No estacionar sobre o después de lineas peatonales. Usar el cinturón de seguridad, etcétera.

Si respetáramos más; si somos más responsable al volante de cualquier vehículo, ¿necesitaríamos tanto control?, ¿habría tantos accidentes?.

Las fotografías fueron tomadas el mismo día en menos de 1 hora. ¿Cuantas faltas diarias cometemos, sin percatar que jugamos con la vida nuestra y la de seres queridos?.

¿Estamos preparados para un cambio cultural?