MISIONES. Aclaran que el boleto de compraventa no reemplaza al título de propiedad.

Se publicó en numerosos medios de comunicación que a través del decreto 962/2018, el Gobierno Nacional introdujo dos modificaciones sustanciales a la ley de Registro de la Propiedad Inmueble: ahora podrán inscribirse los boletos de compraventa de viviendas adquiridas desde el pozo, y para hacerlo las partes no necesitarán de un escribano si acceden al sistema de firma digital impulsado por el Ministerio de Modernización.

Este nuevo procedimiento, si bien arrancará en CABA, está pensado para todo el país, según surge de los considerandos de la nueva norma, y tiene como objetivo que quienes compren una propiedad desde el pozo tengan protección legal como si hubieran escriturado y, por otro lado, acceso al crédito hipotecario.

A fin de evitar interpretaciones sobre si la norma es aplicable para la Provincia de Misiones, el Escribano Fernando Benitez, de la Localidad de Piray, consultado por extraprensa.com, manifestó que: “si es referente al Decreto del P.E.N. 962 solo aplicable a C.A.B.A. no en las demás provincias del país, sobre registro del boleto de compraventa. Y lo que pasó es que algunos medios de comunicación interpretaron mal o en forma apresurada el decreto. Lo que mal informaron es en definitiva dejar en desuso la escritura pública y por ende la actuación del notario público.”

Agrega que “jamás un boleto de compraventa, que contiene en sí al negocio entre las partes y es una promesa de escrituración puede reemplazar a la escritura pública, conocida como Título de Propiedad. Lo único que hace dueño legítimo a una persona sobre un inmueble es el título y para ello el Estado ha delegado esa tarea en la figura del escribano. El escribano en su función analiza, califica toda la documentación y otorga la escritura correspondiente e inscribe en el Registro de la Propiedad a los efectos de la publicidad respecto de terceros. Pasando en limpio, el Decreto 962/2018 no es de aplicación en nuestra provincia y la función del escribano es irreemplazable para la seguridad jurídica de un acto traslativo de dominio”.-