COPA LIBERTADORES. Boca empató en Brasil y se viene el SUPERCLASICO.

Boca Juniors empató este miércoles 2-2 con Palmeiras en Sao Paulo y jugará su undécima final de la Copa Libertadores ante su máximo rival, River Plate, en la que será una edición inédita del superclásico argentino en busca del nuevo “rey de América”.

El conjunto ‘xeneize’ llegaba con la tranquilidad de la victoria por el 2-0 que consiguió en la Bombonera y certificó su clasificación con un empate en territorio brasileño en el que volvió a ser fundamental el atacante Darío Benedetto. 

Ramón ‘Wanchope’ Ábila adelantó los argentinos en el minuto 17 en un error de concentración de la defensa del Palmeiras. La clasificación parecía asegurada, pero los brasileños despertaron en la segunda mitad y remontaron el marcador en menos de diez minutos.

Luan devolvió las tablas al marcador en el 52 y el paraguayo Gustavo Gómez anotó desde el punto de penalti en el 60. El equipo verde vio además como el VAR le anulaba un gol al inicio del partido por posición ilegal de Deyverson. La acción del segundo gol de Boca Juniors se dio sobre los 70 minutos del complemento, cuando los ‘xeneizes’ perdían 2-1 en el campo de Palmeiras.

La SUPERFINAL con el SUPERCLASICO.

Los dos equipos más grandes del país sortearon sus series de semifinales y se enfrentarán por primera vez en la definición del certamen continental. River fue el primero en acceder a la final al dar vuelta la serie ante Gremio de Porto Alegre en una definición agónica y repleta de polémica.

De esta forma, la final más esperada finalmente se dio y tanto River como Boca buscarán sumar una nueva estrella continental a su palmarés. Sin embargo, ambos tienen diferentes experiencias en cuanto a definiciones deCopa Libertadores. Por un lado, River se ganó su pasaje a lo que será su sexta final en este torneo. Y su récord es positivo: de las 5 anteriores pudo triunfar en 3 y cayó 2. En la última, en 2015, se impuso ante Tigres de México.

Boca, en tanto, tiene una experiencia mayor en definiciones de Copa, precisamente el doble de finales disputadas que su clásico rival. El Xeneize llegó a 10 definiciones, de las cuales ganó 6 y perdió 4. Una de ellas fue la última a la que arribó, en la que perdió frente a Corinthians en 2012.